Los médicos internos residentes (MIR) de Castilla y León cobran por debajo de la media española durante los cincos años de especialización en los hospitales de la Comunidad. Así, mientras un MIR de primer año recibe un salario bruto de 27.143 euros anuales en la Comunidad, la media española se eleva a 29.021 euros, situación que se mantiene a lo largo de los cincos años hasta llegar al quinto con 39.032 euros frente a 40.834.

Estos son algunos de los datos que se desprenden del estudio comparado de ‘Retribuciones de los MIR españoles en el años 2009’, presentado por la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos. El informe, realizado por los doctores María Jesús Hidalgo y Vicente Matas, pone de relieve que la diferencia salarial acumulativa durante el período de residencia supera los 36.000 euros dependiendo del servicio de salud autonómico en el que trabaja el residente.

La investigación permite concluir que la notable disparidad salarial se debe, en gran medida, al desigual tratamiento que se dispensa a las horas de atención continuada, es decir, a las guardias. Las diferencias en Atención Continuada (guardias) llegan a ser del 63 por ciento en días laborables, más del 60 por ciento en días festivos y superiores al 166 por ciento en días especiales.

Los autores de la publicación documentan estos y otros datos, entre los que destaca también que la comunidad autónoma que mejor retribuye a los MIR, de manera global, es Castilla-La Mancha, en la Comunidad Valenciana es donde mejor se paga el precio de la hora ordinaria mientras que el mejor precio por hora de guardia en día laborable se da en Navarra.

En el apartado de propuestas de mejora al “caos actual”, los autores piden un modelo retributivo para toda España, para lo cual creen conveniente, entre otras medidas, poner en marcha un Observatorio de las retribuciones que vele por que el residente se sienta igual tratado en el conjunto del Sistema Nacional de Salud. Para ello, también piden que las retribuciones del personal MIR sean publicadas cada año en los boletines oficiales de las comunidades autónomas. De hecho, hoy son contadas las regiones que cumplen este requisito, entre ellas Castilla y León, junto a Asturias, Castilla-La Mancha, Madrid y La Rioja.

Hidalgo recordó que en 2006 el Ministerio de Sanidad elaboró un real decreto sobre condiciones laborales de los MIR, amparado en la conveniencia de impulsar unas condiciones homogéneas que pusieran fin a la disparidad de trato que venían recibiendo los residentes en función de la comunidad autónoma. “Pues bien, nuestras conclusiones demuestran que, al menos en este aspecto, el real decreto aludido no ha servido de dique de contención contra las diferencias que se querían combatir. Lejos de eso, puede decirse que la situación actual resulta aún más llamativa que hace cuatro años”.