Tras la llegada el domingo a la capital segoviana, la Marcha Popular Indignada volvió a ponerse en marcha para dirigirse en su camino a Madrid en una nueva etapa que les llevó a Valsaín como última parada de su etapa segoviana. Sobre las 8:30 horas ponían rumbo desde el polideportivo Enrique Serichol junto a los arcos del Acueducto con alrededor de diez personas más que se han sumado al camino.

En total, 15 kilómetros desde Segovia, pasando por el Real Sitio de San Ildefonso hasta llegar a Valsaín, en los que, según la información de la web del Foro Social de Segovia, los indignados han sentido el apoyo de los vehículos que pasaban quienes hacían sonar su claxon. La entrada en la Pradera de Valsain se realizó a las 12:40 horas de ayer para más tarde dirigirse al polideportivo que les acoge y que a las 14:45 horas  ofreció una comida a las personas provenientes de Cantabria, Castilla y León, País Vasco e incluso México, Italia y EEUU.

A las 20:00 horas, se llevó a cabo una asamblea para que ya el día 19 de julio, abandonen tierras segovianas y se dirijan a Cercedilla. Una vez en la Comunidad madrileña, está previsto que las siguientes paradas serán el día 20 en Manzanares el Real, el 21 en Colmenar Viejo, el 22 lleguen al Parque del Norte en la capital donde al día siguiente, 23 de julio comenzarán un recorrido que pasará por el Paseo de las Castellana, Ruben Darío, Almagro, Hortaleza, Montera y finalmente lleguen a la Puerta del Sol.