Los homicidios dolosos y asesinatos consumados se duplicaron durante el primer semestre de 2013 en Castilla y León al pasar de los siete registrados en el mismo periodo del año pasado a 15, un 114,3 por ciento más. La cifra contrasta con la evolución nacional, donde este tipo de infracciones penales descendieron un cinco por ciento, hasta totalizar 189 casos.

Así se desprende del Balance de Criminalidad publicado por el Ministerio del Interior , en base a los hechos delictivos registrados y de la evolución de la criminalidad detectada por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y los Cuerpos de Policía. Junto a homicidios, durante los primeros seis meses del año creció un 15,5 por ciento la cifra de robos con violencia e intimidación, hasta los 589, el tráfico de drogas, que lo hizo un 13,7 por ciento, con 5.254 infracciones penales, y los hurtos, con un 4,4 por ciento más, con 14.176.

Prácticamente se mantuvieron los delitos de delincuencia violencia, con un 0,3 por ciento más (906) y descendieron la sustracción de vehículos a motor, un 14,4 por ciento (392), los daños, un 11,8 por ciento (5.254), los delitos y faltas, un tres por ciento (39.819 casos), y los robos con fuerza, un 1,2 por ciento, hasta 6.495. De estos últimos, 1.973 se cometieron en domicilios, un dos por ciento más.

En España, en el primer semestre de 2013 se conoció un total de 1,08 millones de delitos y faltas, lo que supone un 2,7 por ciento menos respecto a los seis primeros meses del año pasado. Casi todos los indicadores que se engloban en el balance se encuentran en una franja que comprende valores porcentuales negativos e inferiores con respecto al primer semestre de 2012, es decir, presentan cifras que indican un descenso de los índices de la criminalidad en general.

De esta forma, los parámetros que han experimentado mayor descenso son el tráfico de drogas (9,4 por ciento), los daños (8,3), la sustracción de vehículos a motor (7,7 por ciento), los homicidios dolosos y asesinatos consumados (cinco por ciento), la delincuencia violenta (tres por ciento) y los robos con violencia e intimidación (2,4).

Por otro lado, los robos con fuerza en domicilios (5,3 por ciento) y los hurtos (0,3 por ciento) rompieron la tendencia anterior mostrando valores superiores con respecto al primer semestre de 2012.

Entre las comunidades y ciudades autónomas donde se ha registrado una mayor disminución de la criminalidad están Ceuta, Cantabria, Aragón y la Comunidad Valenciana, a diferencia de Melilla, Asturias, Extremadura y Navarra que son las regiones que han anotado un mayor incremento porcentual de la delincuencia con respecto al mismo periodo de 2012.

 

Por provincias

Por provincias, en Ávila destaca que permanecen sin homicidios, aunque aumenta de forma importante la sustracción de vehículos a motor (40,7 por ciento) y los robos en domicilios (17,7 por ciento), mientras que cae el tráfico de drogas (17,6 por ciento) y los delitos y faltas (1,7 por ciento), hasta 2.645.

Burgos pasó de uno a dos homicidios. Es relevante también el 15,6 por ciento de aumento de robos con violencia e intimidación y el descenso en robos en domicilios (12 por ciento), tráfico de drogas (20,7) y daños (10,8 por ciento). En León, los homicidios crecieron un 66,7 por ciento, al pasar de tres a cinco. También aumento en gran medida el tráfico de drogas (55,6 por ciento), mientras que descendió el robo de vehículos (29,9 por ciento) y los daños (19,4).

Palencia fue la otra provincia que no registró homicidios, al igual que el año pasado, pero aumentó el tráfico de drogas (125 por ciento), el robo con violencia (78,6) y la delincuencia violenta (41,7 por ciento). Baja la sustracción de coches (29,2 por ciento) y los daños (22,4).

En Salamanca se registró un homicidio frente a ninguno de 2012. También se incrementaron los robos con violencia (19,7 por ciento), en domicilios (16,8) y el tráfico de drogas (30,4). Por el contrario, cayó la sustracción de vehículos a motor (28 por ciento). También en Segovia se produjo un homicidio, cuando el pasado año en el primer semestre no se conoció alguno. Bajan todas las categorías, desde un 33,3 por ciento la sustracción de coches a un 18,9 los robos en viviendas.

Un homicidio o asesinato se llevó a cabo en Soria (cero en 2012). Se duplicó el tráfico de drogas y creció un 33,3 por ciento el robo con fuerza en domicilios. Por el contrario, descendieron la delincuencia violenta (13,9) y los daños (27,6 por ciento).

En Valladolid se mantuvo la línea del primer semestre del año pasado, con dos homicidios. Sube el tráfico de drogas (41,4 por ciento) y los hurtos (11,9) y bajan los robos con intimidación (10,3 por ciento) y los daños (8,6). Por último, en Zamora se pasó de uno a tres homicidios. También se incrementó el número de robos con intimidación, un 22,6 por ciento, y en viviendas, un 19,3. Únicamente descendió el tráfico de drogas, un 18,8 por ciento.