El entramado ferroviario de la alta velocidad sufrirá este año una gran transformación en Castilla y León, si se mantienen los plazos que se habían previsto para la entrada en servicio de los corredores norte-noroeste hacia Galicia y Asturias. No obstante, la crisis económica y el estallido de la burbuja inmobiliaria harán que el AVE tropiece en su llegada a los accesos urbanos de León, Palencia y Zamora con los proyectos de integración del ferrocarril y los cambios urbanísticos que acarrearán. Además, continúa la incertidumbre sobre la sutura de vías en Valladolid y la construcción de dos nuevas estaciones en Medina del Campo y Puebla de Sanabria.

Aunque las zancadillas son diferentes en las tres capitales castellanas y leonesas que aguardan el AVE y Valladolid, que lo recibió en 2007, todas comparten las dudas generadas por la escasez de recursos en unos casos, y la crisis del ladrillo en otros. De esta forma, en León y Valladolid no está cerrada la financiación de los proyectos de integración y soterramiento, basados en la ejecución de obras con los fondos obtenidos de la venta de los terrenos liberados al levantarse las traviesas del ferrocarril.

En Palencia, que en el futuro prevé contar con una terminal bajo tierra, la operación ferroviaria no cuenta con el proyecto técnico definitivo, por lo que el tren circulará en superficie, como lo ha hecho desde diciembre de 2007 en Valladolid. También, Zamora se sumará a las ciudades con alta velocidad, de mantenerse la programación del anterior gobierno, si bien solo se trabaja de momento en la primera fase de la actuación prevista en la terminal de viajeros y el último tramo en iniciarse fue el del acceso a la capital.

Asimismo, dos poblaciones de tamaño intermedio de Palencia y Valladolid, Venta de Baños y Medina del Campo, se subirán al tren de la alta velocidad al ser punto de paso hacia León y Galicia. En la primera, se están ejecutándo las obras incluidas en el proyecto de remodelación de la actual estación y la playa de vías con el fin de adaptarla a la alta velocidad, obras que en enmarcan en la construcción de la plataforma. Respecto a la segunda, no se han dado nuevos pasos tras la aprobación del proyecto en agosto, que preveía una inversión de 12 millones para levantar una terminal al sur de la localidad. También, está prevista la construcción de una terminal de viajeros al este de Puebla de Sanabria, aunque hasta el momento, esta actuación sólo está dibujada sobre el mapa.

Las sociedades Alta Velocidad de León, Palencia y Valladolid, constituidas por los ayuntamientos de estas capitales –en León también San Andrés del Rabanedo-, la Junta y el Ministerio de Fomento, esperan que a mediados de este mes el nuevo ejecutivo de Mariano Rajoy reactive estos proyectos, que conllevarán profundas transformaciones urbanísticas. Además, esperan que actualice los calendarios de las obras y cierre el modelo de financiación de estos proyectos.

 

Llegada provisional a León

El presidente de la Sociedad León Alta Velocidad, Juan Conde, confirmó a Ical las dificultades que están teniendo para rubricar el crédito de 300 millones necesario para acometer la operación ferroviaria, que debe contar con el aval del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. Este préstamo garantizaría el inicio de las obras cuanto antes, sin esperar a que el mercado inmobiliario permita ofertar el medio millón de metros cuadrados que liberará el traslado de los talleres ferroviarios fuera del casco urbano y el soterramiento de las vías a su paso por San Andrés del Rabanedo y León.

Por tanto, no se espera que Fomento adopte una decisión sobre la integración del ferrocarril hasta mediados de enero. La Sociedad decidió no vender los terrenos en las condiciones actuales porque esa decisión produciría un desajuste en la planificación presupuestaria para cerrar la integración, que tiene en la enajenación de suelo su principal fuente de financiación. Este crédito, que será un anticipo, servirá para sufragar la ejecución del nuevo complejo ferroviario de Torneros, que acogerá las instalaciones de mantenimiento e infraestructuras, dispersas en los municipios de León y San Andrés.

La Sociedad León Alta Velocidad aprobó la licitación de la infraestructura por un presupuesto base de 157,3 millones de euros, (146 sin IVA), 142 asignados a la obra civil y el resto al equipamiento del taller. El plazo de ejecución previsto entonces era de 21 meses, lo que garantizaba su finalización en 2012.

El soterramiento tendrá una longitud de 2.700 metros, entre el estadio de fútbol Reino de León y la salida del término municipal de San Andrés. Incluye la construcción de una estación definitiva, a seis metros bajo el suelo, que tendrá 575 metros y seis andenes. También, contempla el traslado de las instalaciones ferroviarias (material motor, remolcado, estación de clasificación y mantenimiento) al complejo de Tornero, situado a nueve kilómetros, con unos 500 empleados. Todas estas actuaciones aguardan su financiación.

No obstante, la integración arrancó en septiembre de 2008 con la apertura del enlace Sur, que desvió los tráficos de mercancías del casco urbano. Además, las obras del tramo Onzonilla-estación de León (23,3 millones) permitió liberar el pasillo ferroviario de entrada a la ciudad, que será soterrado, y la construcción de una estación provisional.

 

Sin proyecto el soterramiento de Palencia

En la capital palentina, el Ministerio adjudicó en 1,59 millones a finales de octubre la redacción del proyecto de integración del ferrocarril por lo que el AVE llegará el próximo año en superficie. Para ello, se ha previsto la transformación de una de las dos vías de ancho convencional existentes en una vía de alta velocidad. Esta actuación afectará desde la conexión sur de Palencia con el Nudo de Venta de Baños, hasta la conexión al norte con el tramo de alta velocidad Grijota-Becerril, lo que supondrá una inversión de 26 millones.

En cuanto a la integración futura, presupuestada en 293 millones, se prevé la intervención en 9,5 kilómetros desde Villamuriel de Cerrato y Palencia a Grijota, de los cuales 2,7 corresponden a la parte soterrada. El trazado de la plataforma discurre a lo largo de 6.528 metros por el actual pasillo ferroviario de la línea Venta de Baños-Palencia-León, y se configurará para tres vías, dos de ellas en ancho internacional o UIC (1.435 milímetros) y una tercera de ancho convencional (1.668 milímetros).

El proyecto básico prevé también la adaptación de la estación de Palencia a la nueva situación en el marco del proyecto básico. De esta manera, está prevista la prolongación y mejora de los andenes, así como la ampliación del paso inferior, la renovación de las escaleras y la construcción de ascensores que mejorarán la accesibilidad. Asimismo, se completará el cerramiento del edificio de la estación y se ampliará la marquesina existente.

A su paso por la estación, se adaptará la vía 2 a ancho internacional con objeto de dotar a las circulaciones de alta velocidad de accesos a ambos andenes. Además, se ejecutará una vía apartadero que será empleada en el futuro como vía de estacionamiento y maniobras.

 

A ras de suelo en Valladolid

La Sociedad Valladolid Alta Velocidad calculaba hace meses que en 2013 se verán obras en el casco urbano de Valladolid, concretamente, el desmontaje del viaducto de Arco de Ladrillo, para lo que será necesario que el sector inmobiliario dé un giro radical en los próximos dos años y la comercialización del suelo liberado permita que comience a trabajar la tuneladora. De momento, el crédito de 400 millones de euros rubricado hace casi un año permitirá que en el segundo semestre de 2012 esté operativo el nuevo complejo ferroviario del páramo de San Isidro y conectado con el nudo norte de la línea de alta velocidad. Estas intervenciones son fundamentales para asegurar el futuro de los talleres de Renfe y su carga de trabajo.

Sin embargo, la operación de sutura sobre las vías férreas en Valladolid continúa sin tener cerrada su financiación, aunque se calcula que tendrá un coste de 365 millones. Por tanto, no hay un solo euro para el túnel entre La Pilarica y el polígono de Argales, una infraestructura cuyo coste supondrá una inversión de 230 millones de euros, a los que hay que sumar otros 103 de la urbanización de los terrenos liberados y 32 del paso inferior para coches de Arco de Ladrillo, entre la carretera de Madrid y la sede de la Consejería de Sanidad, en García Morato. La previsión de la sociedad era ingresar 920 millones de euros entre 2013 y 2019 con la venta de suelo.

El objetivo es comenzar a liberar los suelos de las actuales instalaciones del paseo de Farnesio, a partir del 2013, cuando los talleres ya estén en su nueva ubicación. Las dudas ahora se centran en si el mercado inmobiliario asumirá esos terrenos en los que están previstas 6.000 viviendas.

 

Nuevas estaciones

Respecto a las nuevas estaciones con servicio de alta velocidad, se construirán dos. Fomento adjudicó en octubre de 2009 a la empresa Esteyco la redacción del proyecto de la nueva estación de viajeros en Puebla de Sanabria (Zamora) por 366.800 euros. En el estudio informativo de la línea de alta velocidad se planteaba la ejecución de un Puesto de Adelantamiento y Estacionamiento de Trenes (PAET) al este de la localidad. Sin embargo, el Ministerio adoptó la decisión de transformarlo en una nueva estación de alta velocidad para viajeros.

Finalmente, Fomento aprobó en agosto el proyecto de construcción de una nueva estación en Medina del Campo, que conllevará una inversión de 12 millones de euros y tendrá una superficie de 5.000 metros cuadrados ya que contará con un vestíbulo de 500 metros cuadrados y un centro de viajes de 100 metros cuadrados, así como dos andenes de viajeros de 400 metros de longitud y ocho de ancho, dotados de marquesinas de protección y pavimento antideslizante.