La lucha por liderar el PSOE ha comenzado. Carme Chacón y Alfredo Pérez Rubalcaba comienzan a buscar apoyos y hoy, en Valladolid, el aspirante a sustituir a José Luis Rodríguez Zapatero, como secretario general del partido, ha presentado su proyecto arropado por cerca de 300 afiliados. Entre ellos varios segovianos y el diputado y secretario provincial del PSOE, Juan Luis Gordo, quien ha participado en esta exposición, coordinada por la plataforma de apoyo a Rubalcaba de Valladolid.

El candidato a la Secretaría General del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, aspiró hoy a diseñar un partido “fuerte”, “solvente”, “coherente”, de “mayorías” e “intergeneracional”, “europeo” y que mantenga la misma voz en todas las comunidades autónomas. Además, defendió una oposición “útil” y “beligerante” con los ajustes del Estado del Bienestar, pero recordó que las “urgencias” de este tiempo son la crisis y las elecciones andaluzas, al tiempo que indicó que el 38 Congreso Federal de su partido, que se celebrará en febrero, debe apostar por el “cambio” y la “unidad”.

Éstas fueron sus propuestas para liderar el PSOE en los próximos años, que expuso ante cerca de 300 dirigentes, militantes y simpatizantes socialistas de Castilla y León durante el acto de presentación de la plataforma de apoyo a su candidatura, respaldada por 60 militantes de Valladolid en el Centro Cultural Bailarín Vicente Escudero de la capital. Sin referirse a la otra oponente, Carme Chacón, Pérez Rubalcaba sostuvo que su partido no puede “renunciar” a participar en el debate sobre los modelos de salida de la crisis por estar inmerso en un proceso interno de renovación y en facilitar la participación en la formación.

En ese sentido, el dirigente socialista señaló que la “mayoría” está en las clases medias y sentenció que el PSOE no puede dejar de dirigirlas, al tiempo que abogó por diseñar un proyecto “intergeneracional”, teniendo en cuenta que su partido tiene “un serio problema con los mayores” en los procesos electorales. Además, hizo hincapié en que el PSOE tiene que ser un “partido que se oiga de la misma forma en todos los sitios” y reconoció que ha perdido la “coherencia” con la defensa de un proyecto “español”.

Al respecto, Pérez Rubalcaba animó a su partido a defender que ningún ciudadano español tenga menos derechos en una comunidad que en otra y a “levantar la bandera” de la “igualdad” ante los servicios públicos básicos, lo que calificó el “suelo”, es decir, que “pase lo que pase” con la economía de un territorio esos derechos se mantengan como “inviolables”. “Hay que recuperar esa voz”, exclamó, y remachó que su partido tiene que “hablar con la misma voz en todas las comunidades autónomas”.

“Nos han puesto en la oposición”, afirmó Rubalcaba al reconocer la “estrepitosa” derrota que sufrió su partido en las pasadas elecciones del mes de noviembre. Por ello, indicó que su formación debe recuperar la “confianza” de los españoles para lo que aseguró tienen que demostrar que saben hacer que España “compita”. Para ello, propuso apoyarse en la actuación de los 22.000 concejales y 2.300 alcaldes socialistas. De esta forma, aseguró que suscribe el documento firmado por un grupo de regidores ante el cónclave federal y apostó por “reconquistar” el poder desde los ayuntamientos.

En ese sentido, precisó que el PSOE es un partido “municipalista” y compartió la demanda de más voz interna en la formación esgrimida por el grupo de alcaldes que han elaborado un manifiesto. De esta forma, Rubalcaba explicó que debe seguir el mismo “camino” y “proceso” que el emprendido en 1979, en las primeras elecciones democráticas, y que le permitió al PSOE la histórica victoria de 1982. “No hay un sitio mejor para empezar esos cambios”, dijo en referencia a las instituciones locales.

“No vamos a consentir retrocesos en materia de derechos”, dijo Pérez Rubalcaba, al tiempo que apoyó el documento elaborado por un grupo de mujeres del PSOE y en el que apuestan por la defensa de la igualdad entre hombres y mujeres. Por ello, apostó por su defensa para “impedir que la derecha los recorte”, lo que a su vez le permitió exponer que considera necesario avanzar en la igualdad dentro de su partido. Aseguró que él acostumbra a “predicar con el ejemplo”. “Cada militante socialista debe ser un activista que luche por la defensa de los derechos de igualdad entre hombres y mujeres”, sentenció.

 

Unidad y cambio

Ante la celebración en Sevilla del 38 Congreso Federal del PSOE, Pérez Rubalcaba indicó que las palabras “cambio” y “unidad” debe protagonizar esa cita que servirá para elegir al próximo secretario general, que sustituirá al leonés José Luis Rodríguez Zapatero. Recordó dos citas, la 28 BIS en la que Felipe González recuperó la Secretaría General y el 35 que permitió a Zapatero hacer con las riendas del partido. Así, resumió el resultado de ambos con los términos de “cambio” y “unidad”.

Explicó que González logró ganar en 1982 las elecciones al convertir al PSOE en un partido de gobierno, adaptando sus principios e ideas a las necesidades de los ciudadano y señaló que Zapatero logró implantar el “radicalismo cívico”, que definió como la defensa de derechos y libertades de “amplias” capas sociales y destacó de su gestión la “unidad” que implantó en la formación. A su juicio, éste le permitió ganar los comicios de 2004, informa Ical.

En definitiva, Pérez Rubalcaba precisó que el PSOE necesita un “cambio” para “revisar” las políticas y ponerlas al servicio de los ciudadanos y “unidad” para llevar a cabo un trabajo estos años que calificó de “complicado” y “arduo”.

 

Reforma organizativa

En su intervención, Rubalcaba se refirió a los “cambios organizativos” que debe dar el PSOE para establecer “formas distintas” de colaborar en las agrupaciones territoriales. “No podemos olvidarnos de los que ya están”, dijo al mirar al futuro y precisó: “Me preocupa la participación de la gente en el partido y que las bases tengáis más derechos y más capacidad de participación”. Así, sentenció que es “clave” abrir el partido y hacerlo “crecer”, pero añadió: “También que los que estáis tengáis cada vez más voz”. “Este es un partido que debe mucho a sus militantes”, sentenció.

 

“Ajuste justo”

Por otra parte, Pérez Rubalcaba indicó que en las próximas elecciones andaluzas, que se celebrarán en el mes de marzo, el PSOE se juega no sólo mantener el poder en la Junta de Andalucía, sino también la plataforma para mostrar a los ciudadanos los dos “modelos” existentes en España para salir de la crisis. Explicó que el presidente José Antonio Griñán está aplicando políticas de austeridad, pero manteniendo la inversión productiva y el gasto social. Por ello, calificó sus medidas como un “ajuste justo”.

 

Oposición útil

Finalmente, Pérez Rubalcaba indicó que el PSOE se caracteriza por “dar la cara” y agregó: “Yo la he dado”. Por ello, como presidente del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso, apostó por ejercer una oposición, que calificó de “útil” ya que explicó que la crisis será el “eje” de las discusiones políticas del nuevo ciclo. “Si no somos relevantes en la salida de la crisis corremos el riesgo de ser poco relevantes”, dijo. Por ello, señaló que su partido tiene que llegar a “acuerdos” con el nuevo Gobierno en los aspectos que pueda, como la lucha contra el fraude, y añadió que será “beligerante” con los “ajustes” en el Estado de Bienestar.