El portavoz de IU en el Congreso, Gaspar Llamazares, consideró hoy que es “impresentable” que el Gobierno invite a los ciudadanos a suscribir planes privados de pensiones, en referencia a las últimas declaraciones del ministro de Trabajo, Celestino Corbacho. A juicio del diputado, es “impresentable que el ministro, que tiene que proteger los bienes públicos, y favorecer que los ciudadanos confíen en el sistema público de pensiones, invite a los ciudadanos al sistema privado”.

Según dijo, el sistema público de pensiones “es viable y tiene superávit”, mientras que el sistema privado tiene un déficit del 20 por ciento del capital inicial. Por ello dijo que el ministro debe “defender lo suyo y no tanto lo ajeno”. En esta línea, Llamazares apuntó que el Gobierno ha planteado la edad de jubilación a los 67 años “para que los ciudadanos cojan miedo y se acojan a los sistemas privados de pensiones”. “Pero aviso –advirtió- de que quienes están perdiendo actualmente son los sistemas privados”.

Gaspar Llamazares Trigo participó hoy en Segovia en las IV Jornadas de Comunicación Política organizadas por el campus de Segovia de la Universidad de Valladolid (UVa), donde intervino en una mesa redonda titulada ‘Los partidos políticos en campaña permanente, comunicación y estrategia constante’.

En declaraciones a los periodistas, el representante de IU indicó que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero “está un tanto desorientado, y debe ser quien proponga a los ciudadanos una salida justa a la crisis y no mostrar espejismos”.

En este sentido, Llamazares dijo que la solución pasa por un “reparto justo de las cargas fiscales y de los beneficios”. Y estimó que Rodríguez Zapatero “está perdiendo la oportunidad” de mantener su liderazgo político.

 

Campañas políticas

Sobre el tema de debate, Llamazares apuntó que la comunicación política se ha transformado en un “juego de pugilato bipartidista” en el que PP y PSOE “defienden el ajuste del gasto público, y se diferencian en la intensidad, pero nadie discute la política”.

Abundando en su teoría, dijo que la situación actual es de “campaña electoral permanente”, y que es sustancialmente “distinta al pasado”. “La línea la marcan los poderes económicos o los poderes mediáticos que transmiten la información”, añadió. “Antes era la comunicación de los partidos y ahora es la de los grandes medios de comunicación y de los poderes económicos. Hemos pasado de una política de partido a una política de consumo, donde la política se convierte en material fungible que se consume en ciclos electorales”, agregó.