Detrás del rostro de cada usuaria del AVE Valladolid-Madrid hay una historia familiar y personal diferente, pero con un denominador común, la falta de flexibilidad a la hora de compaginar sus desplazamientos diarios con su vida personal, debido a la escasez y malos horarios de las lanzaderas que unen Valladolid con Segovia y Madrid.

Uno de los casos más destacados es el de Arantxa y su hija Claudia, que viajó a diario en el AVE cuando su madre estaba embarazada de ella y que ahora ha cumplido los 11 meses. Arantxa se ha visto obligada a solicitar una excedencia por la falta de flexibilidad en los trenes lanzadera que unen Valladolid con Madrid y a partir del mes de junio, tendrá que conformarse con el sueldo de una jornada reducida, para poder regresar en el único tren anterior al de las 19:15h. que sale de Madrid a las 15:30h.

“Si hubiera otro tren a media tarde, yo no me hubiese visto obligada a solicitar la reducción de jornada. Pero teniendo en cuenta que el siguiente no llega a Valladolid hasta las 20:25h. no me ha quedado otro remedio. Además, los trenes ALVIA de media tarde han dejado de ofrecer tarifas web, por lo que el gasto mensual se incrementaría más aún, que mi pérdida de sueldo. RENFE está jugando con el futuro de los funcionarios que, como yo, han obtenido su plaza en Madrid pero tienen a toda su familia en Valladolid», afirma Arantxa.

Otro caso que merece la pena destacar es el de Carole, antigua usuaria del AVE que ahora se ha trasladado a Madrid. Su hijo,  menor de edad, tiene que viajar a Valladolid uno de cada dos fines de semana. Para ello, utilizaba el servicio de acompañamiento de menores, que RENFE pone a disposición en los trenes ALVIA, a cambio de la adquisición de una plaza en clase preferente con tarifa especial. Pero, desde que RENFE decidió, unilateralmente, bloquear las plazas de estos trenes  los viernes para el trayecto Madrid-Valladolid, Carole y su hijo se han quedado sin este servicio.

“Esto es un ejemplo más de la discriminación que se está ejerciendo contra todos los ciudadanos de Valladolid. Nos retiran servicios, sin ofrecer otros alternativos y siempre sin avisar y de manera unilateral. Esto roza la inconstitucionalidad, al retirar el derecho a los viajeros de Valladolid a utilizar un tren que sí hace parada en su ciudad”, afirma Carole.