«En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor». Nunca unas palabras hicieron tanto por una Comunidad. Y es que el comienzo de una de las obras más universales de la literatura, ‘El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha’ de Miguel de Cervantes, ha llevado el nombre de toda una región por el mundo entero dando a conocer sus tradiciones, formas de vida y costumbres, rodeándola incluso de un áurea de misterio para conocer cuál fue el lugar exacto del que el autor no quería acordarse.

Aprovechando este legado cultural nacido en el Siglo de Oro, concretamente en 1605, Castilla-La Mancha incorpora a sus recursos turísticos un nutrido recorrido por cerca de 150 localidades que recuerdan las vivencias del disparatado hidalgo diseñado con motivo del IV Centenario de la obra que se celebró en el año 2005. Dependiendo de la extensión que se quiera realizar, la ruta de Don Quijote puede prolongarse a gusto o disposición del usuario atravesando las provincias de la región que componen La Mancha tradicional, o simplemente decantarse por cualquiera de las rutas más cortas que ofrece la región.

Monumentos y lugares naturales de espectacular belleza se mezclan con vías pecuarias o cañadas reales, en una ruta con hasta 10 itinerarios y que representa el recorrido ecoturístico más grande de Europa. El primero de ellos parte de Toledo para llegar a San Clemente pasando por El Toboso, localidad del amor de Don Quijote, Dulcinea. La grandiosidad de la capital castellano-manchega, declarada Patrimonio de la Humanidad, contrasta con la sencillez de los molinos de viento de Campo de Criptana que cortan el horizonte de Castilla-La Mancha.

La segunda ruta acercará al visitante a lo largo del río Guadiana Viejo o Pinilla a las Lagunas de Ruidera, un conjunto de quince lagunas situadas longitudinalmente por el valle del río y separadas y conectadas entre si por barreras naturales que han propiciado la formación de cascadas o arroyos. Hasta Villanueva de los Infantes, localidad que algunos estudios han apuntado como población de origen de Don Quijote, podrán conocerse algunos de los lugares que Cervantes escogió para las aventuras del hidalgo.

Lindando con la comunidad andaluza la tercera ruta transcurre por Calatrava la Vieja que representa algunas de las localidades más destacadas de Ciudad Real. Los viñedos de la llanura se mezcla con la cuna cultural de Almagro, muy conocida por su Festival de Teatro Clásico, o Valdepeñas, cuna vitivinícola y durante muchos años protagonista del desarrollo industrial manchego. Junto a ellas, Manzanares y Viso del Marqués, completarán el recorrido a través de nuevas zonas de conjuntos históricos y lugares naturales de extrema belleza.

Si una imagen representa la cuarta ruta, la del Valle del Alcudia al Campo de Calatrava son sus castillos y fortalezas que representan y dan cuenta de la tierra de señoríos que La Mancha vivió. Es la zona de las órdenes militares que dan fe a través de sus vestigios de la importancia de un lugar. Su quinta ruta, desde Albacete a Alcaraz y Bienservida atraviesa el bullicio de la localidad más poblada de Castilla-La Mancha en dirección sur a través de la Sierra de Alcaraz.

El camino de La Roda a los Campos de Montiel, como tradicionalmente los denominó Cervantes, recorre un compendio de localidades en la sexta ruta como El Bonillo, Albadalejo, Lezuza o Villanueva de la Fuente o Villamanrique que entroncan directamente con la tradición manchega de la artesanía del esparto o del mimbre. No demasiado lejos se encuentra la séptima ruta de Campo de Criptana a Tomelloso por Argamasilla de Alba y La Solana. Es en Campo de Criptana donde transcurrió la aventura más popular y conocida de El Quijote, el combate contra los gigantes que resultaron ser molinos. Pero atención,  el camino atraviesa Argamasilla de Alba, que según la tradición es el verdero lugar machego no quiso acordarse. El autor cierra la primera parte de su libro con estas palabras: «Los académicos de la Argamasilla, lugar de La Mancha, en vida y muerte del valeroso don Quijote de La Mancha».


Orgullosa debería de estar la octava ruta, de Almagro a Toledo por Ciudad y Consuegra, de atravesar un magnífico Parque Nacional como el de las Tablas de Daimiel. El recorrido lleva a contemplar este humedal único en España junto a otros espectaculares ejemplos de recursos naturales como el Parque Arqueológico de Alarcos o los manantiales de Carrión de Calatrava. Poco más que decir de las dos capitales de provincia, destaca Consuegra, en donde Castilla-La Mancha se respira con más fuerza aún si cabe. Su visita  incluye obligatoriamente la subida a su Cerro Calderico, perfectamente identificable desde lejos, con sus molinos de viento y su castillo de origen medieval.

De Esquivias a Illescas y Carranque es la novena ruta de este viaje histórico y a través de las costumbres castellano-manchegas. Fue en la primera localidad, Esquivias, donde Cervantes vivió durante un tiempo en donde aún hoy se le continúa dando homenaje. Además del museo Casa de Cervantes, el Monumento al Quijote y a Cervantes, el viaje lleva a paradas como la Casa de Catalina de Palacios, la Torrecilla, la Casa de los Ávalos o la Fuente de Carlos IV y su rollo jurisdiccional. Por su parte, hablar de Illescas es hablar de El Greco, ya que el Santuario de la Virgen de la Caridad,  custodia importantísimas y únicas obras pictóricas del artista.

Con la elegancia de la ciudad de El Doncel, Sigüenza, finaliza la décima ruta que comienza en la Hoz del Río Dulce. Allí, podemos admirar increíbles formas pétreas en proa de barco o escarpes laterales o fluviales dan lugar a cascadas. Sauces y álamos se dan cita en la ribera para dar cobijo a tantos visitantes quieran terminar con esta ruta en plena naturaleza. Una vez pasado el descanso, Sigüenza se abre como un lugar mágico, de cultura milenaria, y fruto de todos los habitantes y de su historia, unos paisajes todavía vírgenes, una comida con sabor, y gente próxima que puedes encontrar en el norte de la provincia de Guadalajara.