La Asociación Cultural ‘Biblioteca de Ciencia y Artillería’ (BCA) de Segovia ha renovado el Anexo del Acuerdo Marco de Cooperación Interinstitucional que otorga a «la mejor Biblioteca de la Ilustración de España», una cantidad que ronda los 36.000 euros para poner en valor sus cerca de 54.000 volúmenes. Una cifra que, marcada por los recortes y la falta de inversión de Bankia tras la desaparición de Caja Segovia, se vio reducida en un 50 por ciento.

El acuerdo creado en 1995 contempla el apoyo económico de la Academia de Artillería, el Patronato del Alcázar, el Ayuntamiento de Segovia, la Diputación Provincial, la Junta de Castilla y León y la propia Biblioteca. Tradicionalmente, como señalaron fuentes de la BCA a la agencia Ical, las instituciones venían colaborando con 12.000 euros cada una, pero debido a la crisis económica esta cantidad será mantenida por las instituciones a excepción de la Junta de Castilla y León y la Diputación Provincial que aportará 3.000 euros. Además, la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce apoya la labor logística y de asesoramiento de unas instalaciones creadas por Carlos III en 1764 junto al Colegio de Artillería.

El General Director de la Academia de Artillería, presidente del Patronato del Alcázar y presidente de la BCA, Alfredo Sanz y Calabria destacó durante el acto la apertura de la BCA a la investigación para ejercer una «función social» que permita el acceso al arte y la cultura a todos los interesados. Para ello, agradeció la colaboración de las instituciones de la Fundación, representadas por el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, el presidente de la Diputación Provincial, Francisco Vázquez, el delegado territorial de la Junta en Segovia, Javier López-Escobar, el director de la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce, Rafael Cantalejo, el Alcaide del Patronato del Alcázar, José Miguel de los Santos Granados, y el Coronel de la BCA y secretario, Adolfo Cristóbal Díaz.

El apoyo de las instituciones se traducirá, como explicó Sanz y Calabria, principalmente en la contratación de los empleados para el desarrollo del trabajo en la misma y en la que participan el Coronel Director, un brigada, y dos civiles que ejercen labores técnicas. La inversión contempla la catalogación de todos los ejemplares para que sean accesibles a la ciudadanía, así como la cuantía de la beca de investigación convocada por la propia Biblioteca y su posterior publicación, así como otras actividades como exposiciones o ponencias.

 

Libros prohibidos

El incendio que asoló el Alcázar de Segovia y como consecuencia la Biblioteca en el año 1862 eliminó más de 10.000 volúmenes entre los que se encontraban importantes obras relacionadas con la filosofía, geografía e historia. Afortunadamente, entre los 290 que se pudieron salvar se encontró el índice de los 11.000 volúmenes totales, que fue utilizado a lo largo de los años para conseguir su recuperación.

A día de hoy, aún quedan alrededor de medio millar de obras que encontrar. Por este motivo, el General Director de la Academia de Artillería, Alfredo Sanz y Calabria, apeló a la ciudadanía a poner en conocimiento de BCA la pertenencia de libros anteriores a 1862 con el objetivo de contemplar una colección que incluyen los denominados «libros prohibidos».

Se tratan de obras a la que solo tuvieron acceso el primer profesor y jefe de estudios de la Biblioteca así como los jefes de los respectivos departamentos y que «atentaban contra la doctrina de la Iglesia católica». Materias como astronomía, filosofía o los textos de Voltaire, fueron celosamente guardados y según Sanz y Calabria son ejemplares muy difícil conseguir por su prohibición en España. «La Biblioteca es una joya es este aspecto», aseveró.

 

Digitalización

Para afrontar su conservación y adaptándose a las nuevas tecnologías la Biblioteca afronta con la «ayuda y compromiso» de las instituciones un proceso de digitalización de las obras más deterioradas, de aquellas más antiguas y de las más solicitadas. Hasta el momento son 176 las que se pasaron a formato digital y a través de las inversiones el proceso continuará.

La firma de la digitalización fue llevada a cabo en el Anexo del año 2012 para permitir el acceso a la información y para evitar el uso directo de los originales. Entre las obras se encuentran ejemplares como la ‘Biografía del Exmo Sr. Mariscal de Campo Don Pedro Alcántara de la Llave y de la Llave’ del año 1889, o anteriores como ‘El perfecto (sic) capitán instruido en la disciplina militar y nueva ciencia de la artillería’ de 1590, así como el ‘Breve Tratado de artillería y fundición della y artificios de fuego’ de 1603.