El Obispo de Segovia, Ángel Rubio aseguró hoy que la Diócesis segoviana “ha vibrado” con el anuncio del nombramiento del nuevo Papa, Francisco I, al que pidió prudencia y que “sea santo” ya que de ellos “proviene la verdadera revolución, el cambio decisivo en el mundo”. Rubio, quien destacó que tuvo la oportunidad de llevar a cabo ejercicios espirituales y hablar “muy personal e íntimamente” con el argentino Jorge Mario Bergoglio, calificó la jornada de histórica y con un “inmenso gozo” le felicitó por convertirse en el Papa número 266 de la Iglesia católica.

Además, pidió “tres deseos con súplicas” para Francisco I, entre los que se encontraron que “posea el don de sabiduría el primer y mayor de todos los dones del Espíritu” mientras explicó el nuevo pontífice “es la luz que se recibe de lo alto”.

También incidió Rubio en que “los Santos son los verdaderos reformadores” por lo que esperó que el Papa les santifique para conseguir que influya en la historia y en la geografía del mundo. “El hombre santo hasta promueve en la sociedad terrena un tenor de vida más humano”, aseveró. Por último, haciendo referencia a la prudencia, “la regla recta de la acción” señaló Rubio suscribiendo a Santo Tomás, el Obispo de Segovia resaltó la necesidad de la cautela en cada momento como primera virtud cardinal que debe tener un Sucesor de San Pedro.

Para finalizar, el Obispo de Segovia emplazó a la ciudadanía a rezar por Francisco I para que “como pastor guíe el rebaño que le ha sido encomendado, confirmando en la fe a todos los hermanos y que toda la Iglesia se mantenga en comunión con el, por el vínculo de la caridad, unidad y amor”.