Son cuatro de los temas con los que la actualidad segoviana ha vivido más intensamente estos últimos años. Espinas clavadas, promesas que no llegan, faltas de explicaciones y muchas veces motivo de enfrentamientos políticos. Hemos hablado con el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, del Círculo de las Artes y la Tecnología (CAT), del Palacio de Congresos, de Caja Segovia y de la sociedad Segovia 21.

Muchas preguntas para aún muchas respuestas más que los ciudadanos no acaban de conocer. El regidor de la capital segoviana insiste en pedir explicaciones a los directivos de la desaparecida Caja Segovia sobre los balances «maquillados» que les daban a conocer en los Consejos de Administración y aunque sin hacerlos públicos, sí asegura tener algunos nombres de los responsables de los que llevaron a la Caja a su desaparición. También pide explicaciones a los gestores de Segovia 21 a la vez que critica el «oscurantismo» de un tema que ha conocido a través de los medios de comunicación.

Por otro lado también hemos hablado con Arahuetes de las «espinas clavadas» para Segovia. El CAT, un proyecto que parece haber tomado una identidad propia a pesar de que parece que a la ciudadanía no acaba de quedarle claro qué es lo que albergará, así como un Palacio de Congresos que nunca llega a pesar de las promesas.

 

-Aseguras que el turismo la gran estrategia de Segovia a nivel económico. ¿Por eso quizás no sería interesante diversificarlo?

Sí, nosotros queremos diversificar. Para eso esta el CAT. Precisamente nuestra estrategia es mantener y potenciar el turismo. Enriquecerlo con la gran potencialidad del turismo de congresos, pero lo que nosotros hacemos es también tejido industrial. Por eso tenemos la ampliación del Polígono de Hontoria, ese millón de metros cuadrados con iniciativa privada.

Ahora el tema económico está un poco más parado pero al fin y al cabo nosotros queremos que eso tire adelante en el momento que cambien un poco las tornas y empezaremos ya a tener ese polígono industrial.

Con el CAT se intenta cambiar lo que es la filosofía de Segovia: que vengan empresas tecnológicas, que no se dediquen única y exclusivamente al turismo, sino que se dediquen a otras actividades distintas del turismo y que Segovia empiece también a trabajar y a funcionar en ese ámbito. Por eso nosotros creemos que es muy importante, fundamental ahora mismo, mantener el turismo e incrementarlo, pero también intentar poner las bases para un desarrollo económico distinto de lo que es el turismo.

-Muchas veces parece que el CAT se ha dotado de una personalidad propia pero no se sabe muy bien qué va a haber en él.

Es un edificio tecnológico que lleva incorporado los últimos avances para que pueda instalarse cualquier empresa, pero no se trata de un vivero de empresas, ni un lugar para alquilar despachos. El objetivo es que vengan empresas ya consolidadas que quieran desarrollar su trabajo en Segovia, y que quieran implantarse aquí. Nuestra idea inicial, lógicamente, es que el edificio se pudiera alquilar a una sola empresa.

-¿Y ellos se lo realquilan a otros?

Bueno, podría ser, pero la idea es que ahí se genere movimiento, negocio, empleo. Posteriormente gestionaremos la construcción de un centro comercial, de un hotel y el Palacio de Congresos, que es lo que va a dar vida a todo ese complejo del CAT. Esto es simplemente una parte pequeña del CAT.

-¿Ha habido interés por alguna empresa por ahora?

Sí, hay interés por parte de empresas para gestionar el centro comercial, para gestionar el hotel e incluso para poder colaborar o financiar un Palacio de Congresos, lo que pasa es que a nosotros nos gustaría que fuera iniciativa pública, porque al final la gestión no tiene nada que ver cuando es una iniciativa privada, que cuando es una iniciativa pública. Si al final no nos queda más remedio, después de centrar nuestro esfuerzo en terminar este edificio y dotarle de contenido y de empresas, ya sí que centraremos nuestro siguiente objetivo en los demás contenidos del CAT.

-¿El centro comercial sería un Luz de Castilla II o sería otro modelo?

No sería un centro comercial tan grande porque está pensado como algo complementario. Es decir, si hay un Palacio de Congresos, un hotel y empresas tiene que haber un mínimo de 4 o 10 establecimientos para que la gente pueda comer en un momento determinado o pueda comprarse un regalo. No es un centro comercial al uso para que vayan allí todos los segovianos sino para dar una cobertura comercial a la zona.

-El presidente de la Junta de Castilla y León aseguró que financiaría el Palacio de Congresos al 40% si el Ayuntamiento de Segovia ponía otro 40% y el Estado un 20%”. ¿Por qué está bloqueada la situación?

Eso era un canto al sol. Herrera sabía que el Gobierno de España no iba a subvencionar ningún Palacio de Congresos, lo había expresado anteriormente. Herrera sabe que el Ayuntamiento de Segovia no tiene potencial económico para ello, y  aunque tuviera potencial económico creemos que sería muy osado que nosotros desarrolláramos una inversión de esas características en la ciudad de Segovia. Es como si y te digo mañana: “si tú consigues 100 millones de pesetas, yo te doy otros 100, pero como sé que tu no vas a conseguir 100 millones de pesetas…”.

-Entonces, ¿Cómo se puede construir el Palacio de Congresos?

Cuando haya un compromiso real de la Junta de Castilla y León.

-¿Ha de pagarlo, pues la Junta de Castilla y León?

Tiene por lo menos, si no pagarlo, financiarlo. Es decir, yo tampoco pido que lo pague, pero hay otros modos de gestionar y de financiar un Palacio de Congresos que no sea pagándolo. Herrera ha presumido mucho durante mucho tiempo de que por ejemplo él ha construido la autovía Segovia-Valladolid sin un duro, cuando es una autovía de peaje que va pagándose posteriormente.

Podría utilizar fórmulas mixtas de esas características en las que a través de iniciativas privadas, a través de pagos aplazados, a través de financiación a largo plazo, se podría también desarrollar un Palacio de Congresos. Yo no voy a inventar nada que no esté inventado, todos sabemos las fórmulas. El que no lo puede hacer es el Ayuntamiento de Segovia, porque eso sí que sería hipotecar a todos los segovianos durante los próximos 20 años, y y no voy a ser tan osado como para dejar el Ayuntamiento para no pudiese desarrollar ningún tipo de inversión y no pudiera hacer nada…

-Con lo cual, ¿Será de titularidad autonómica el Palacio de Congresos?

Nosotros no tenemos ningún inconveniente en que sea de titularidad autonómica. Hombre, ójala nos hicieran lo de Ávila, construir un Palacio de Congresos y dárselo al Ayuntamiento. Eso sería lo ideal, y es lo que nosotros reclamábamos siempre, ¿Por qué Ávila, que realmente tiene menos potencial turístico que Segovia, que tiene menos comunicación que Segovia, que tiene menos oportunidades que Segovia, por qué le hacen un Palacio de Congresos y a nosotros no?.

Evidentemente eso nadie lo ha entendido, nadie lo ha explicado, pero Ávila tiene un Palacio de Congresos financiado al 100% por la Junta de Castilla y León y gestionado ahora mismo por el Ayuntamiento de Ávila. Nos encantaría que hiciera eso, pero si no hace eso, tampoco nos importa porque nosotros tenemos un interés de que haya un Palacio de Congresos para reactivar la economía, no para hacer política municipal.

-Respecto a la sociedad Segovia 21, que es algo evidente que está muy ligado al PP, ¿tú crees que hay intereses del partido que hayan podido converger en esta investigación?

No me gusta hablar de temas que desconozco y la única información que tengo de Segovia 21 es lo que he podido leer a través de los distintos medios de comunicación. Yo tengo una opinión personal, pero como se que tiene trascendencia pública, me la reservo y sobre todo cuando los temas están judicializados.

Evidentemente tienen que dar muchas explicaciones y mucha gente. Yo echo en falta una explicación política de toda la gestión de Segovia 21 porque no pueden decir que es simplemente una empresa ya que un 70% es de titularidad pública, y otro 30% es titularidad privada porque precisamente lo vendió la propia Diputación Provincial. Con lo cual, tienen que dar muchas explicaciones de cómo se han gestionado las cosas y cómo no se han gestionado, lo que se ha hecho bien y lo que se ha hecho mal, lo que ha fracasado y lo que no, si va a haber suspensión de pagos o no, si va a haber concurso de acreedores, si va a haber quiebra, lo que cobra cada uno, lo que no cobra cada uno, etc.

Todas esas explicaciones nunca nos las han dado, y yo creo que los segovianos nos merecemos como mínimo explicaciones. Y a partir de ahí que todo continúe como tenga que continuar, por vía judicial, o vía política o empresarial, no lo sé, pero explicaciones son las que yo echo de menos.

-¿Cree que pasa lo mismo con Caja Segovia, que se haya podido engañar a los ciudadanos?

Nos pasa exactamente lo mismo con Caja Segovia. Nos faltan explicaciones.

-No obstante usted formó parte del Consejo de Administración y podrá aportar más datos. ¿No es así?

Puedo aportar lo que teníamos dentro, que era evidentemente una situación idílica. Yo cuando estaba en el Consejo de Administración éramos el mejor Consejo de Administración del mundo, que vivíamos mejor que nadie, éramos la mejor caja del mundo, teníamos los mejores ratios del mundo, las informaciones económicas que teníamos eran extraordinarias, eran magníficas, los ratios eran excelentes.

-Y los sueldos de algunos también…

Los sueldos eran maravillosos por lo visto. Yo cuando dimití, en noviembre del 2011, fue debido a la falta de explicaciones e información, además de la prohibición de dar explicaciones y de información. Si esto no sale nadie a explicarlo, entonces yo no quiero formar parte de este Consejo de Administración.

Además a mi se me prohibió con amenazas legales llevarme a los tribunales por desvelar secretos de los Consejos de Administración de Caja Segovia, y evidentemente no lo hice, pero sigo reclamando explicaciones e información sobre por qué una entidad que daba unos beneficios tremendos se integró en una sociedad que iba a dar muchos más beneficios y en marzo de 2012, da quiebra. No solamente da quiebra, sino que da una quiebra tremenda.

Pasamos de intentar dar 300 millones de beneficios, a dar 3.000 millones de pérdidas y necesitar 23.000 millones de euros para rescatarnos y para salvarnos de una situación catastrófica. Yo eso no lo entiendo. Ni estando dentro, ni estando fuera. Yo asumo mi responsabilidad en la gestión que desarrollamos con anterioridad en esa fecha, pero yo cuando ya vi en que se estaba derivando todo esto, oscurantismo, intentar tapar, intentar no dar información, yo dije, a este juego no.

-En su opinión, ¿Qué intereses y de quién cree que confluyen ahí?

Esa es la pregunta que me hago todos los días, pero creo que el tema es muy sencillo. Necesitamos conocer quién hizo los informes y quién los avaló, así como a quién beneficiaban y quién se llevaba ese beneficio. Esto es como cuando ves una película y el policía se encuentra un cadáver y se pregunta a quién beneficia la muerte.

El principal beneficiado de toda esta situación de Bankia y a partir de ahí hay que empezar a investigar. Yo tengo nombres y apellidos pero no los voy a decir, pero todos tenemos en la cabeza nombres y apellidos de quienes han sido beneficiados de toda esta situación. Entonces habrá que empezar a investigar por ahí y ver si esos balances y esas cuentas estaban maquillados o no.

-¿Ese nombre que tienes en la cabeza es Atilano Soto, imputado por la Audiencia Nacional?

Los nombres los tenemos ahí todos, hay personas que estaban en el Consejo y personas que no, otras del Comité de Dirección y otras que no. Hay que pensar en quién se ha repartido el dinero y quienes nos contaban que la situación económica estaba así.

De la noche a la mañana se ha ido al traste la Obra Social, se han ido al traste los empleados, se ha ido al traste absolutamente todo y casi casi se van al traste nuestros ahorros, es decir que realmente ha sido catastrófico. Y ni una sola explicación de toda esta situación por parte de los responsables.

Aunque yo sí estaba en el consejo, se puede demostrar con todas las actas de todos los consejos que la situación era idílica y no tenía ningún problema y ninguna situación conflictiva.

-Si los consejeros de la Caja no teníais información real, ¿qué hacían los consejeros en la Caja?

Sí que teníamos información real, pero la que nos facilitaban.

-¿Pero entonces cuál era su función, si no podíais comprobar los datos reales?

A nosotros nos daban los balances de las Cajas y examinábamos los balances que nos daban yo me tengo que creer que el Director de la Caja y el Equipo de Gobierno de la Caja lo que me está dando es cierto, no puedo irme a analizar factura por factura por factura, punto por punto, empleado por empleado, para ver si los datos que me daban. Eso es imposible.

Todas las decisiones tomadas vienen avaladas por los datos económicos que luego se ha demostrado que no eran ciertos o estaban maquillados. Antes de irme los datos siempre han sido magníficos, incluso con la integración, la Obra Social iba a tener más dinero que incluso cuando estaba con Caja Segovia, los ratios iban a superar a todos las ratios que teníamos en Caja Segovia. Era como decía Atilano Soto, la Champions League de los bancos y nos lo teníamos que creer porque lógicamente los datos eran así.

Yo cómo voy a comprobar si los datos eran falsos, no tengo medios. Ni yo ni nadie tiene medios para comprobar que esos datos eran falsos. Ni ahora mismo si quiera. No tenemos medios para comprobarlos y sabemos que eran malos porque posteriormente nos han dicho que estamos en quiebra, pero realmente hasta ese momento nadie podía tenerlos.

Por eso digo que hay que investigar o hay que dirigir todo el tema de explicaciones y responsabilidad hacia las personas que desarrollaban ese trabajo labor y los que se han beneficiado, que a lo mejor son los mismos. 

-¿Y esas fotos que circularon por Internet de un consejo en Venecia?

Hubo más consejos hombre, no solamente en Venecia. Todos los años había un viaje de la Caja de Ahorros, eso lo sabemos todos. Hubo Consejos en Venecia. Hubo Consejos en San Petersburgo, en Estocolmo, en Argentina…

-¿Pero por inversiones de la Caja interesantes que tenía en esos lugares, o porque así nos pagamos todos unas vacaciones?

Todos los años había unas jornadas de trabajo y se iba a un sitio. Pero eso era algo generalizado en todas las Cajas de Ahorros. Era un viaje por un lado de formación, donde desarrollábamos unas jornadas de formación, siempre venía Emilio Ontiveros a darnos esa jornada y era como otra forma de retribución.

Yo no lo sé si era bueno o malo, evidentemente como la situación económica cambia, lo que era bueno antes, pues ahora es malo porque la situación es mala, pero claro, nosotros ya dejamos de hacer esos Consejos desde el año 2008, o sea que justo con la crisis acabó, es decir, ya no hubo más Consejos de Administración, y estos Consejos de fuera, o estas jornadas de fuera se venían haciendo desde siempre.