La circulación de trenes de Renfe se encuentra normalizada a lo largo del país aunque se registran retrasos en todos los servicios debido al temporal. Los trenes de alta velocidad han disminuido la velocidad en algunos tramos de su itinerario y acumulan por esta causa retrasos medios de 20 minutos. Las salidas de los trenes AVE de la estación de Puerta de Atocha en Madrid se produce con normalidad desde las 9,45 de esta mañana después de que la comunicación entre la estación y los talleres de Cerro Negro, lugar de estacionamiento de los trenes, se haya visto afectada por el temporal de nieve en la capital.

La salida de los AVE desde Madrid hacia Barcelona, Sevilla y Málaga desde las 7,30 de la mañana estuvo interrumpida hasta las 9.45; cuatro trenes AVE con destino a Barcelona, tres con destino a Sevilla y uno con destino a Málaga. Renfe ofreció a los viajeros tres posibilidades: el cambio de billete para otra hora o día, la devolución del importe o la posibilidad de viajar una vez se reestableciera el servicio. Cuando esto se ha producido, Renfe ha preparado trenes en doble composición para dar salida a los viajeros que esperaban en la estación de Puerta de Atocha. De este modo se ha duplicado la capacidad de algunos trenes hasta las 800 plazas.

Por otro lado, los servicios de Larga Distancia entre Madrid y la Comunidad Valenciana y Murcia registran retrasos de entre 30 y 40 minutos en algunas circulaciones tras la avería de un tren a la altura de Valdemoro. La restricción de velocidad debido a la nieve acumulada en algunas zonas de estas conexiones (todas vía Albacete) también ha influido en las demoras del servicio.

 

Nieve en el norte

En la zona norte se encuentra suspendido el servicio de Media Distancia entre Santander y Valladolid a causa del temporal de nieve. Por su parte, los viajeros de los trenes Alvia de las conexiones de Gijón, Santander, Bilbao e Irún con Madrid cambian de tren en la estación de Valladolid debido a que la presencia de hielo y nieve dificulta el cambio de ancho entre las vías de la red convencional y la líneas de alta velocidad que conecta Valladolid con la estación de Chamartín en Madrid. Estos transbordos provocan demoras de alrededor de 15 minutos.

También se producen retrasos en los núcleos de Cercanías aunque se está prestando el servicio sin suprimir ninguna circulación, un servicio que ha sido reforzado para atender la mayor demanda de viajeros que se ha producido debido a que las personas que habitualmente utilizan el coche hoy han optado por el servicio público.

Renfe ha puesto en marcha un dispositivo especial con varias medidas, de mantenimiento y preparación de los trenes y unidades de apoyo durante las madrugadas, de información al cliente a través de todos los canales (estaciones, teléfono 902 320 320 e Internet) y de preparación de posibles planes alternativos de transporte en caso de que puedan ser necesarios.