La vieja cárcel de Segovia acoge estos días el rodaje de una miniserie sobre la vida de Mario Onaindía, político vasco que fue condenado por su pertenencia a ETA, y que está protagonizada por Quim Gutiérrez, Andrés Herrera e Iñaki Rikarte.

Junto a ellos estarán también Álex Angulo, Mikel Losada, Paco Sagarzazu, Leyre Berrocal, Javier Krahe, Chete Lera, Jacobo Dicenta, Xavi Boada, Patxo Telleria y Ramón Barea, que presentaron hoy la producción junto al alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes.

La producción para TVE llevará el título de ‘El precio de la libertad’ y está dirigida por Ana Murugarren, producida por Joaquín Trincado, y contará con dos capítulos de 160 minutos de duración cada uno.

En el primer capítulo se representa el ingreso de Mario Onanindía en la primera ETA hasta que es condenado en el Proceso de Burgos. La segunda entrega mostrará desde que es exiliado a Bélgica hasta que toma la decisión de convencer a los polimilis para dejar las armas.

En la presentación, el alcalde Pedro Arahuetes recordó las numerosas grabaciones que se están llevando en la ciudad a través de la oficina Segovia film Office que “está dando un rendimiento muy positivo para facilitar el rodaje de películas en nuestra ciudad”.

El productor Joaquín Trincado explicó que la miniserie está elaborada para TVE en coproducción con la televisión vasca. “Es fundamental que todas ciudades sean conscientes de que el cine es una fuente de riqueza”, aseguró, a la vez que alabó el uso de la vieja cárcel segoviana.

Por su parte, el actor Quim Gutiérrez, que interpreta a Mario Onaindía, consideró un “lujo” trabajar en un “decorado con una historia en sus paredes, en este caso una historia triste pero siempre es un lujo sentirte acompañado por una especie de halo espiritual”.

Por último, la directora Ana Marugarren se mostró “muy satisfecha” por el trabajo realizado en el que dijo que permitirá conocer mejor a un personaje de la vida política española, y advirtió de que se cuenta la vida de “ese Mario más joven, cuando entró en aquella primera ETA que no tiene nada que ver con lo que es ahora, una lucha más revolucionaria contra el Franquismo”. Y añadió que los protagonistas de la serie se muestran más cabales y honestos “que proclamaron que con la violencia no se va a ninguna parte y consiguieron que una parte de ETA, los polimilis, dejaran las armas, que es como acaba la película, con la entrega de armas”.

Imagen por Rosa Blanco

Imagen por Rosa Blanco