Sesenta municipios de la Comunidad deberán realizar una inspección técnica en aquellas viviendas que superen los 40 años de antigüedad para garantizar el mantenimiento de los inmuebles de los municipios de más de 20.000 habitantes o aquellos que se enmarquen dentro de un Plan General de Ordenación Urbana.

Así lo ha manifestado en Burgos el consejero de Fomento, Antonio Silván, quien explicó que, en la actualidad sólo se adecuan a la normativa los municipios de Valladolid, León, Ávila, Segovia, Zamora y Salamanca.

El consejero de Fomento inauguró hoy en la capital burgalesa la Jornada sobre Inspección Técnica y Rehabilitación de Edificios que tendrá su continuación en todas las capitales de provincias de Castilla y León hasta el próximo mes de mayo. Estas jornadas están dirigidas a los profesionales y técnicos del sector de la construcción para impulsar la inspección técnica y la rehabilitación de edificios y dar a conocer las novedades normativas y beneficios fiscales relacionados con la inspección y rehabilitación.

El consejero recordó que esta medida servirá para impulsar la rehabilitación de las viviendas fomentando el mantenimiento y la conservación de los inmuebles de la capital para poder beneficiarse del consecuente ahorro energético. Para ello, la Consejería de Fomento informará a todos los sectores implicados para que conozcan a que ayudas pueden acogerse.

En este sentido, Silván recordó que se han puesto en marcha ayudas que van desde un 30 por ciento del coste de la realización de la inspección técnica y de la que se podrán beneficiar más de 290.000 viviendas en toda la Comunidad, de los 60 municipios en los que es exigible estas ITV’s de las viviendas.

 

Beneficios fiscales

La rehabilitación y la inspección técnica de edificios constituyen elementos fundamentales para la generación de empleo en nuestra Comunidad. Según el INE, en Castilla y León hay un total de 294.140 viviendas de más de cuarenta años en municipios de más de 20.000 habitantes o en aquellos que sin llegar a esa población disponen de Plan General de Ordenación Urbana. Según la normativa vigente, la Inspección Técnica de Edificios es obligatoria para aquellas viviendas de estas características. En Burgos, según los datos del INE, hay 51.347 viviendas de estas características en los municipios de Burgos, Aranda de Duero, Briviesca, Miranda de Ebro y Sarracín.

Por todo ello, la Consejería de Fomento va a crear una nueva línea de ayudas dirigida a los propietarios de viviendas que lleven a cabo la Inspección Técnica de Edificios que puede alcanzar hasta el 30 por ciento del coste de dicha inspección. El objetivo de esta medida es incentivar el mantenimiento en buenas condiciones de uso y habitabilidad de los edificios que por otra parte es obligatoria para los propietarios de las viviendas de más de cuarenta años tal y como se ha señalado anteriormente. De esta forma se incentiva la seguridad de los edificios y al mismo tiempo se genera empleo en un sector muy afectado por la crisis económica.

 

Más de 40 años

La inspección Técnica de Edificios es obligatoria para los propietarios de edificios de más de cuarenta años y en municipios de más de 20.000 habitantes y aquellos que sin alcanzar esa población disponen de Plan General de Ordenación Urbana.

Se contempla como una garantía para el propietario pues garantiza la habitabilidad, las condiciones de uso, la conservación y mantenimiento en condiciones adecuadas de seguridad y salubridad. Además, ahorra costes posteriores favorece la eco-sostenibilidad de las construcciones. Además, la rehabilitación y la inspección técnica de edificios constituyen elementos fundamentales para la generación de empleo en nuestra Comunidad, más aún en estos tiempos de crisis económica en el sector de la construcción

Deberá realizarse dentro de los doce meses siguientes a que se cumplan los cuarenta años de la terminación del edificio o de su rehabilitación integral, en su caso, y dentro de los doce meses siguientes a que se cumplan diez años desde la anterior inspección.

El propietario debe encargar la inspección a un técnico competente en materia de construcción. El técnico expedirá un certificado y adjuntará un informe en el que describirá el resultado de la inspección. Los propietarios deberán presentar en el Ayuntamiento una copia de ese certificado y del informe anexo dentro del mes siguiente al vencimiento del plazo en el que corresponda realizarla. El Ayuntamiento puede requerir a los propietarios que acrediten la realización de la inspección técnica dentro de un plazo máximo de tres meses. Si no lo hacen, el Consistorio puede realizar la inspección pero los gastos correrán a cargo de los propietarios.