Adif ha iniciado el montaje de la cabeza de corte de la tuneladora que perforará la conexión subterránea de alta velocidad entre las estaciones de Chamartín y Atocha. El futuro túnel permitirá unir la línea de tren de alta velocidad Madrid – Segovia – Valladolid, con el resto de la red de AVE, logrando conectar directamente nuestra ciudad con los AVEs con destino Barcelona, Sevilla, Málaga, o Valencia. Este componente tiene un peso aproximado de 175 toneladas, una potencia de 6.300 kW y un diámetro de perforación de 11,5 m.

Dos grúas instaladas en la cabecera sur de la estación de Chamartín (de 800 y 400 toneladas) han hecho descender la pieza hasta el pozo de ataque del túnel, donde darán comienzo los trabajos de perforación, para que pueda iniciarse el acoplamiento al resto de la estructura de la tuneladora.

La cabeza de corte, situada en el frente de la tuneladora se mueve mediante 18 motores con una potencia total de 6300 kW. Esta pieza es la encargada de girar para extraer la tierra, que a través de aperturas existentes en su superficie pasará hasta la cámara de presurización, desde donde se extrae a través de un tornillo sinfín hasta la cinta que transportará la tierra al exterior.

Una vez finalizadas las operaciones de montaje de la cabeza de corte, la estructura de la tuneladora habrá quedado completada, y tan sólo restará instalar los componentes internos. De este modo, se estima que el inicio de la excavación del túnel se produzca en el segundo trimestre del año.

 

El túnel de alta velocidad Atocha-Chamartín

La construcción de un túnel en ancho internacional (UIC) entre las estaciones de Puerta de Atocha y Chamartín permitirá articular la conexión ferroviaria de todas las líneas de alta velocidad españolas.

Esta conexión constituye una infraestructura de carácter esencial al posibilitar la permeabilidad ferroviaria en alta velocidad de Madrid y, por lo tanto, la interconexión de todas las líneas con origen en Madrid y destino en el Norte y Noroeste, con las que unen Madrid con el Sur y el Levante.

El trazado tiene una longitud de 7,3 km, de los cuales aproximadamente 6,9 km discurrirán soterrados. La mayor parte de la excavación se ejecutará con tuneladora, salvo el cruce de la calle Mateo Inurria de Madrid, donde se está ejecutando un falso túnel de unos 110 m de longitud, mediante pantallas de pilotes y losa, al abrigo del cual pasará la tuneladora.

El trazado se inicia, en sentido Sur-Norte, en la glorieta del Emperador Carlos V, alcanzando el eje de la calle Alfonso XII. Se mantiene centrado bajo este vial y la calle Serrano hasta la Plaza de la República Argentina, a partir de la cual discurrirá en dirección a la calle de Francisco Suárez, y desde ésta última hasta la calle Mateo Inurria, alcanzando finalmente la cabecera sur de la estación de Chamartín.