Desde las alturas vigilan atentas nuestras cabezas y culminan los techos celestes de nuestras tierras. Ayer se presentó «Montañas de Castilla y León», un recorrido por algunas de las cimas más representativas de esta tierra, descritas y vividas por un grupo selecto y variopinto de montañeros, pero unidos por un denominador común: su amor por las montañas.

Se trata de una selección de 22 cumbres, entre las que se encuentra la segoviana de Peñalara,  a través de la cual se hace un recorrido por todo el conjunto de cordilleras de la Comunidad intentando dejar constancia de los valores de cada una de ellas y recogiendo las más representativas. Todas las cumbres que se describen van acompañadas de espectaculares fotografías, y una serie de recomendaciones a la hora de realizar la ascensión.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha presentado el libro ‘Montañas de Castilla y León’ en un acto celebrado en el PRAE de Valladolid en el que ha estado acompañado por la vicepresidenta primera y consejera de Medio Ambiente, María Jesús Ruiz, así como por Ignacio Sáez y Eloy Santín, coordinadores de la publicación, y por Darío Rodríguez, director del Grupo Editorial Desnivel.

Las montañas de la Comunidad permiten a los alpinistas disfrutar de unas posibilidades sorprendentes para todas las especialidades, desde el montañismo a la escalada, pasando por el senderismo, barranquismo, espeleología, bicicleta de montañas, esquí de travesía, etc, y donde cada cual puede encontrar su actividad en función del nivel técnico y de dificultad que busque.

 

Coronando la cima

Este libro surgió en el seno del proyecto Dosmiles de Castilla y León, en el que tanto Ignacio Sáez como Eloy Santín, que llevan más de diez años de compañeros de monte, se propusieron acometer el proyecto de ascender e inventariar todas aquellas montañas que superen los 2.000 m, en las cordilleras de la Comunidad. En total son más de 400 las cumbres que cumplen este criterio. ‘Montañas de Castilla y León’ es un pequeño homenaje a la belleza y diversidad de las cumbres castellano y leonesas.

De este modo, el recorrido por algunas de las cimas más representativas de la geografía castellano y leonesa se realiza de la mano de un grupo de gente, de muy distinta edad y condición, que participan con ellos de un denominador común, su amor por las montañas.

Los 22 autores han tratado «su» montaña dando rienda suelta a sus sentimientos y conocimientos sobre ella. Cada cima también cuenta con una información descriptiva sobre el itinerario de ascensión y una ficha técnica sobre la ubicación y los valores naturales del entorno en que se localiza.

Más de cuatrocientos kilómetros separan la solitaria cima del Moncayo, al este de la Comunidad Autónoma, de las quebradas crestas de la sierra de Ancares, en el extremo occidental de la misma. Casi cuatrocientos hay también entre la cumbre del Torrecerredo, en el magnífico entorno de los Picos de Europa, hasta la del Almanzor en pleno corazón de Gredos. De norte a sur, y de este a oeste, el extenso territorio de la Comunidad Autónoma se encuentra rodeado por un cinturón montañoso de excepción.