La Junta de Castilla y León acudirá a un endeudamiento histórico, de 1.231 millones de euros, para compensar la caída de ingresos producida por la crisis económica y mantener sus presupuestos autonómicos durante 2010, que sumarán 10.575 millones de euros, es decir, nueve millones menos que el año pasado, un 0,09 por ciento. Este endeudamiento supone un 2,18 por ciento del Producto Interior Bruto de la Comunidad y, por lo tanto, no agota el tope del 2,5 por ciento autorizado por el Gobierno, informa la agencia ICAL.

Así lo señaló hoy el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, quien calificó el proyecto de Presupuestos para 2010, aprobado hoy en Consejo de Gobierno extraordinario, de “responsable, restrictivo y acorde a la situación de crisis que atravesamos y que va a prolongarse buena parte de 2010”, si bien confió en que en los últimos meses del próximo año empiecen a percibirse “signos de recuperación”.

El jefe del Ejecutivo regional indicó que, en un escenario de crisis, entiende el Presupuesto como “uno de los factores de impulso de la situación económica”, pese a que ha sido elaborado en un marco de importante descenso de los ingresos lo que ha obligado a buscar “soluciones” para mantener el presupuesto, entre las que citó el endeudamiento, el refuerzo de los programas de inversión de las empresas públicas, que van a tener 697 millones, un 78,44 por ciento más que el año pasado, junto a un ejercicio de austeridad, el descenso del gasto de las consejerías horizontales y una “asignación clara de prioridades”, según indicó el presidente de la Junta, entre las que citó la apuesta pro el reequilibrio territorial con la consignación de 150 millones del Plan de Convergencia Interior.

Estos presupuestos se asientan en una previsión de crecimiento en 2010 del -0,2 por ciento, una tasa de paro del 16,1 por ciento, el empleo en el -1,2 por ciento y un déficit público de -2,18 por ciento. Estas variables para el conjunto del país se estiman en el -0,3 por ciento, 18,9 por ciento en el caso del paro, -1,7 en el empleo y -8,1 en el endeudamiento.

Ingresos

La emisión de un importante volumen de deuda pública, el descenso de ingresos tributarios, la bajada de partidas como el fondo de suficiencia y el Fondo de Compensación Interterritorial, la bajada de los fondos europeos, la llegada de 442 millones adicionales del nuevo modelo de financiación autonómica y el mantenimiento o refuerzo de los beneficios fiscales son las notas más destacadas del capítulo de ingresos.

Herrera hizo especial hincapié en que se trata de un endeudamiento “responsable”, si bien recordó que junto a la deuda nueva, la Junta tendrá que pagar el próximo año 320,6 millones, lo que supone el tres por ciento del presupuesto, de los que 185,7 corresponden al pago de intereses y 134,9 a amortización. No obstante, dejó la puerta abierta a una mayor utilización de deuda para hacer frente a posibles “contingencias”.

Junto a ello, destacó la caída del 17,89 por ciento de los ingresos tributarios, que será del 32 por ciento en la recaudación por IVA; el 15 por ciento, en el IRPF; el 27 por ciento, en transmisiones patrimoniales, y el 19 por ciento en actos jurídicos documentados, si bien hay un incremento del 8,5 por ciento en sucesiones, del 3,7 en tasas y precios públicos y del 1,9 por ciento en impuestos especiales. Respecto a los beneficios fiscales, la Junta dejará de ingresar 321,5 millones de euros, de los que se beneficiarán 149.501 familias.

Gasto

El jefe del Ejecutivo autonómico fijó cuatro prioridades de gasto para el Presupuesto del próximo año: la mejora de los servicios públicos, la atención a las necesidades del mercado de trabajo, el impulso al nuevo modelo de crecimiento económico y el refuerzo de la cooperación con las entidades locales. Junto a ello, el presidente de la Junta destacó la necesidad de “impulsar las inversiones como instrumento de reactivación económica e impulso a las infraestructuras” y el equilibrio territorial, que se pretende visualizar con los 150 millones del Plan de Convergencia Interior.

De este modo, el proyecto de Presupuestos Generales de la Comunidad para 2010 destina 1.945 millones a inversiones, que supone un 2,86 por ciento menos que en 2009 y le convierte en la segunda mayor inversión de la historia de la Comunidad, que se reparte entre las consejerías (1.248 millones) y las empresas públicas, que consignan 697 millones, lo que supone un 78,44 por ciento más que este año. El gasto social absorbe el 68 por ciento de los 10.575 millones consignados.

Por capítulos, el gasto de personal crecerá un 3,39 por ciento debido a los compromisos de mejora de diversos colectivos profesionales y al aumento de plantillas, pese a que los empleados públicos verán aumentada su nómina sólo un 0,3 por ciento y se vuelva a congelar el sueldo de los altos cargos. Los gastos corrientes crecerán un 0,98 por ciento, dirigido exclusivamente a políticas sociales ya que las partidas de arrendamientos, suministros y publicaciones caerá un 11 por ciento.

El recurso a las empresas públicas supondrá también que la Consejería de Agricultura añadirá una inversión de 30 millones de la Sociedad Patrimonial; Economía y Empleo 250 millones de Ade; Fomento 284 millones de Provilsa o Medio Ambiente 114 de la Sociedad Pública de Medio Ambiente.

Por consejerías

Cinco de las once consejerías contarán con más recursos el próximo ejercicio. Serán Sanidad, con 3.509 millones (3,26 por ciento más), Interior y Justicia, con 161 millones (un crecimiento del 6,18 por ciento), Educación, con 2.224 millones (un aumento del 0,33 por ciento), Familia aumenta en 1,76 por ciento hasta los 878,6 millones y Economía y Empleo también sube un 1,63 por ciento hasta 634,7 millones de euros.

Por el contrario, Fomento decrece un 19,19 por ciento, de 596 millones de 2009 a 482 para el próximo año, igual que Medio Ambiente de 453 a 364, un 19,56 por ciento. Cultura y Turismo es otra de las “sacrificadas” con un descenso del 15,56 por ciento y se queda en 210,5 millones frente a los 249,2 de este año. Menor caída sufre la Consejería de Agricultura, aunque decae un 4,23 por ciento hasta 647,9 millones.

Las consejerías horizontales también experimentan descensos: el 15,02 por ciento Presidencia, que gestionará 17,9 millones; el 14,50 Hacienda, con 80,9 millones, y el 2,15 por ciento Administración Autonómica, con 82,8 millones de euros.

El proyecto de Presupuestos incorpora también un crecimiento del 13,5 por ciento en el Fondo de Cooperación Local y el Pacto Local, que alcanza los 117,7 millones; una partida de 27 millones para la renta garantizada de ciudadanía y 150 millones para el Plan de Convergencia Interior, debido a que el Gobierno ha optado por gestionar directamente los 150 millones a los que se comprometió para completar este plan. Además, se destinará el 3 por ciento del gasto a I+D+i, lo que supone 318,2 millones de euros. Sin embargo, no incluye la Agenda de Población que el presidente lanzó en el último debate sobre el estado de la Comunidad y aseguró que se trata de un programa en el que habrá que trabajar en el futuro.

Preguntado por su opinión sobre estas cuentas, Herrera señaló: “Es el presupuesto posible y necesario, luego me gustan”.