La Junta de Castilla y León, a través del director general de Política Educativa Escolar, Fernando Sánchez Pascuala, ha pedido disculpas a los padres de alumnos del colegio Marqués de Lozoya, de Torrecaballeros donde hace días se desprendió parte del techo,

En un encuentro mantenido entre representantes de la Consejería de Educación con los padres de los alumnos y del Ayuntamiento de Torrecaballeros, Sánchez Pascuala dijo entender la preocupación generada por un hecho que calificó como “grave” y que “no se puede producir en un colegio público”.

El incidente, que causó daños a un menor al desprenderse parte del techo de un aula de Primaria, centró el encuentro. El representante de Educación insistió en que había trasmitido directamente las disculpas a la familia afectada, y añadió en que aún se desconocen las causas exactas que originaron el desprendimiento. Pero garantizó que no volverá a repetirse porque se han tomado las “medidas necesarias” para que los niños pudieran retomar la actividad escolar, que se inició hoy lunes tras las vacaciones navideñas. Las obras de emergencia han consistido en la creación de un doble techo por debajo del existente para garantizar la seguridad de alumnos y profesores.

Un grupo de padres de alumnos matriculados en el CEIP Marqués de Lozoya, de Torrecaballeros, advirtió del desplome de una fila de bovedillas, de unos 2,5 metros de largo, sobre los alumnos que se encontraban recibiendo clase en el aula de 3º A de Primaria el pasado 19 de diciembre. “Afortunadamente, dicho desprendimiento no ocasionó daños fatales e irreparables de los que ahora nos tengamos que lamentar, pero sí ocasionó lesiones en algunos de esos alumnos, que necesitaron atención médica de urgencia”, indicaron los padres. El pasado curso y en el mismo aula se produjo otro desprendimiento de yesos del techo. Los alumnos del aula tuvieron que trasladarse a otras clases del centro, como medida de precaución, por las grietas observadas en el techo del aula, en el lado contrario al que se desprendieron el día 19.

La Dirección Provincial de Educación, tras elaborar un informe técnico de las causas, aprovechó las fechas navideñas para acometer obras de urgencia.