El obispo de Segovia, monseñor Ángel Rubio, ha pedido en la celebración de la Solemnidad de la Inmaculada un mayor apoyo a la mujer gestante, a la vez que hizo una defensa de la vida. En su intervención en la Catedral, donde presidió los actos religiosos de la festividad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, Rubio hizo una defensa de las medidas necesarias para el apoyo a la mujer embarazada.

“Los católicos no estamos por el ‘no’; estamos más bien por el ‘sí’ a la vida de los seres humanos inocentes e indefensos que tienen derecho a nacer y por el ‘sí’ a la mujer gestante, que tiene derecho a ser eficazmente apoyada en su maternidad”, señaló. También recordó Monseñor Rubio que la Iglesia está a favor “de la educación de los jóvenes en la sexualidad para el amor, de acuerdo con el deseo y el derecho de sus padres”, informa Ical.

Además, invitó a los presentes, muchos de los cuales lucían en sus ornamentos el color azul propio del día de la Inmaculada, a imitar el ejemplo de María y a sentirse como verdaderos Hijos de Dios. “La contemplación de María debería llenarnos de añoranza por esa vocación a la santidad que llevamos en el alma desde el bautismo”, dijo. Al concluir la celebración, el obispo diocesano impartió la Bendición Apostólica, según indicó en una nota de prensa el Obispado de Segovia.