La tasa de mortalidad por gripe A en la Comunidad autónoma se sitúa actualmente en 0,51 casos por cada 100.000 habitantes, correspondiente a los trece fallecidos habidos en Castilla y León hasta esa fecha. Esta tasa de mortalidad, acumulada a lo largo de la temporada de vigilancia gripal y entendida como muertes por cada 100.000 habitantes, “no manifiesta un valor relevante epidemiológicamente hablando”, señala un comunicado.

 La tasa ofrece una visión “más real” de la situación y relevancia sanitaria de la enfermedad en Castilla y León, frente al recuento individualizado de fallecimientos, que crea una alarma social “innecesaria” ante la realidad de la gripe en la región y en el conjunto español.

La tasa de incidencia semanal de casos de gripe por cada 100.000 habitantes en Castilla y León se ha situado en 95,87 de acuerdo con las declaraciones recogidas por la Red centinela sanitaria castellana y leonesa durante la semana epidemiológica número 50/2009 (del 13 al 19 de diciembre, ambos inclusive)

La Red centinela sanitaria de Castilla y León forma un sistema de vigilancia compuesto por médicos de Familia, pediatras y personal de Enfermería, de manera que, mediante las oportunas pruebas de laboratorio, confirman los casos de gripe en una muestra estadísticamente representativa de la población.

Mediante este sistema es posible disponer de información sobre las tendencias de la enfermedad en lo referido a intensidad y distribución geográfica en el conjunto español, además de proporcionar información sobre los casos que aparecen en la población general; asimismo, el análisis en los laboratorios de las muestras tomadas a los pacientes permite monitorizar las características del virus presente y su posible evolución.