Expertos de Europa y Sudamérica se reúnen durante dos días en La Granja de San Ildefonso, para estudiar la importancia que tiene una correcta nutrición en la reducción de riesgos para los enfermos de más edad que ingresan en los hospitales.

Según explicó el doctor Alfonso Cruz, director de la unidad de Geriatría del Hospital Ramón y Cajal, y de la Clínica Rúber, el objetivo de las jornadas que terminan mañana es “formar a expertos para manejar bien los problemas, y tratarlos y mejorar la calidad de vida de los enfermos”. En su opinión, el no tratar a las personas que están en los hospitales y fuera de ellos provoca problemas sanitarios, personales y además eleva los costes económicos en los sistemas de salud.

De acuerdo con los actuales estudios, el problema de la desnutrición geriátrica está muy extendido, pues se produce “en una de cada tres personas mayores que entran en un hospital”, lo cual aumenta el riesgo de que permanezcan más tiempo ingresadas en él, y conlleven un riesgo más alto de sufrir infecciones y complicaciones, que pueden llegar a acabar con discapacidad y con la muerte. De hecho, un simple suplemento nutricional reduce el riesgo de mortalidad en pacientes desnutridos de edad avanzada en un 20 por ciento.

Además, “los que se desnutren dependen más de los demás cuando salen del hospital”, afirmó el doctor Cruz, a la vez que resumió: “Nutrirse bien es bueno para envejecer bien y tener una mayor calidad de vida”.

En opinión del doctor que participa en el encuentro, resulta mucho más barato intervenir antes y mejorar la nutrición general, que intervenir y tratar el problema luego en los centros hospitalarios. En este sentido recordó que existen países europeos con programas específicos que miden el grado de nutrición de los mayores “para corregir esas dependencias antes de que dé problemas”. Y lamentó que muchos países consideren que administrar suplementos nutricionales no está contemplado como algo sanitario, pero algunos complementos “tienen mejores resultados que muchas medicinas que sí están aprobadas como tales”.

El curso, en el que participan expertos de varios países de Europa y Sudamérica, se llevará el próximo año a Estambul para formar a especialistas de los países asiáticos.