La producción cárnica en la que ha sido una de las mayores fábricas de Segovia ha parado tras más de cien años en funcionamiento y tras dos años y medio desde que entrara en proceso concursal. Aunque había reducido su actividad paulatinamente en los últimos días, esta semana se ha detenido el proceso productivo de forma completa, según confirmó el gerente de la empresa, Francisco Piñeiro, quien dijo que la producción se paró este lunes y que sólo habían acudido ayer a trabajar una decena de personas en las oficinas, y otras seis encargados de mantenimiento de la maquinaria. Pero el lunes “quedaron cerrados todos los pedidos”, resumió.

El grueso de la plantilla que quedaba —tras la reducción aplicada el año pasado a través de un ERE— ha dejado de acudir a sus puestos de trabajo esta semana. El viernes fue el último día que muchos se presentaron en la fábrica de la carretera de San Rafael y entre ese día y el lunes han recibido una carta en la que se les comunica que se encuentran de permiso retribuido “hasta que el que el juez dicte un nuevo auto”, que sería de liquidación y extinción de los contratos.

A los trabajadores se les adeuda el mes de noviembre y la mitad de octubre. Y los responsables de la contabilidad esperan conocer la disponibilidad de liquidez y las órdenes de los administradores concursales para conocer si puede hacerse frente a este finiquito.

La lucha por evitar el cierre de La Choricera no ha dado sus frutos. A los 114 trabajadores no les queda más que esperar. Tristemente, ,a crisis financiera que sufre desde hace dos años ha ido en detrimento hasta que ha lledado hasta este punto: el cierre de una de las empresas más emblemáticas de la ciudad de Segovia.

El presidente de la Federación Empresarial Segoviana, Pedro Palomo, ha lamentado esta situación, considerando que el cierre «es una muy mala noticia porque es una empresa que ha simbolizado el desarrollo industrial de Segovia durante muchos años».
Situación económica actual.

Asimismo, Pedro Palomo ha hecho una valoración de la situación económica que estamos viviendo, señalando que las cifras del 2009 «no son buenas». En este sentido ha manifestado que hay una importante tasa de paro y que hasta 2010 no habrá datos de mejoría: «Para crear empleo necesitaríamos crecer por encima del 2% y ahora estamos muy por debajo de esa cifra.