La Frater de Segovia (Fraternidad Cristiana de Personas con Discapacidad) ha emitido un comunicado con motivo de la celebración del Día Internacional de las Personas con Discapacidad el día 3 de diciembre, en el que recuerdan que en la tierra viven más de 650 millones de personas con discapacidad, lo que «supone el 10 por ciento de la población». Esto covierte a los discapacitados en «la mayor minoría del mundo».

La Fraternidad Cristiana de Personas con Discapacidad asegura además en su comunicado que «ha podido confirmar de primera mano los datos que ofrece este organismo internaciona»l:

Que el 80% de la población con discapacidad se encuentra en países empobrecidos.

Que el 90% de la población accede al 10% de los medicamentos, mientras que el 10% de la población dispone del 90% de los medicamentos.

Que el 90% de los niños con discapacidad no están escolarizados.

Que el 97% de las personas adultas con discapacidad no tienen acceso a la formación.

Que entre el 65% y el 80% de las personas con discapacidad no tienen empleo.

Que el 25% de las discapacidades son causadas por la guerra, la violencia y epidemias.

En el Estado español, los datos y cifras más recientes nos indican que el sector de la discapacidad se está viendo afectado por la crisis económica de manera más negativa que el resto de la población. Es evidente el sobrecoste económico de la discapacidad, causado por la necesidad que tienen las personas con discapacidad y sus familias de afrontar gastos en bienes y servicios indispensables para poder llevar una vida digna, lo que no ocurre a otras personas y familias sin discapacidad.

Desde FRATER, ante esta situación del colectivo de personas con discapacidad, queremos expresar:

Como creyentes en el Dios de la vida, trabajamos por una humanidad en la que los bienes de la tierra lleguen a todos los hombres y mujeres que la habitan, compartidos con criterios de justicia y solidaridad.

Por nuestra condición de seguidores de Jesús de Nazaret, apostamos por un mundo más libre, justo y solidario, luchando por la erradicación de la pobreza, como causa de exclusión social.

Movidos por el Espíritu que fomenta la fraternidad entre todos los seres humanos, más allá de las fronteras de raza, sexo, etnia o religión, queremos colaborar en la eliminación de todas las barreras de la comunicación y de la accesibilidad, que marginan a los colectivos y personas que sufren alguna discapacidad.

Pedimos que se aplique con eficacia la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en situación de Dependencia y que no se utilice como arma política, sino como un servicio a los derechos de las personas que más necesitan el apoyo de la sociedad.

Seguimos exigiendo a los responsables de las instituciones públicas que se mejoren las condiciones de accesibilidad de nuestros pueblos y ciudades.

Que se haga posible el acceso a un puesto de trabajo y a viviendas adaptadas y con precios asequibles económicamente a las personas con discapacidad.

Finalmente, «a pesar de la situación coyuntural de crisis que padecemos en nuestra sociedad española», la FRATER hace un «llamamiento solidario a favor de las personas con discapacidad de los pueblos empobrecidos, que viven desde hace muchos años una situación de crisis permanente». Afirman que «a ellas les golpea la actual situación de manera más sangrante, pues a la marginación de la pobreza se añade la de la discapacidad». «Trabajemos todos y todas para que Otro Mundo sea Posible», concluyen.