El volumen de tráfico por la principal autopista del noroeste, la AP-6 (Villalba-Adanero), descendió por segundo año consecutivo más de un cinco por ciento, aunque la tendencia a la baja fue menos acusada que en el conjunto de las carreteras de la red nacional.

Así lo anunció hoy en San Rafael (Segovia) el director adjunto de Abertis Autopistas España, José Antonio López Casas, donde hizo balance de la actividad del grupo empresarial. “El año 2009 ha sido un año tristón, pues hemos bajado en la AP-6 un seis por ciento» lamentó.

Lo positivo para la empresa es que se ha incremento en las autopistas de Segovia y Ávila, la AP-51 y AP-6,1 ha descollado respecto al grupo general del sector, puesto que frente a las bajadas generalizadas, en las dos provincias castellanas se incrementó respecto con subidas por encima del diez por ciento. Este aumento del número de usuarios lo atribuyó López Casas a la puesta en marcha de otras vías rápidas como son la finalización de las obras de la autovía entre Ávila y Salamanca, y la entrada en servicio de la Autovía de Pinares (A-601) entre Valladolid y Segovia. “Son vías alternativas que contribuyen a que se descongestione el tronco”, dijo.

De este modo, 2009 ha sido un ejercicio en el que se continuó percibiendo el efecto de la crisis económica, que sigue estrangulado el consumo y ello se traduce en menos actividad y menos desplazamientos por carretera.

También consideró como positivo el que se aprobara el proyecto de construcción de ampliación de la AP-6 entre San Rafael y Villacastín y que podría hacer que comiencen las obras en marzo o abril próximos. Se invertirán 75 millones de euros, según el convenio firmado con el Ministerio de Fomento en septiembre de 2008. Y recordó que desde ese año han desaparecido las congestiones en las proximidades de los túneles de Guadarrama con la apertura del túnel 3, de carácter reversible.

 

Peajes estables

El director general adjunto del grupo Abertis también recordó que la evolución de la inflación hará que el próximo año no se incrementen las tarifas de los peajes, salvo que se pueda producir un ajuste por la modificación del IVA.

López Casas sí lamentó que se produjera el accidente de tráfico más grave ocurrido en las autopistas, con cuatro personas fallecidas el pasado mes de agosto.

En el tradicional encuentro navideño con los medios de comunicación presentó la nueva estructura del grupo Abertis, que gestiona más de 1.600 kilómetros en toda España. Por último, anunció que Iberpistas mantendrá su “compromiso con el territorio” de modo que continuará colaborando con los ayuntamientos de las zonas en las que opera, a pesar de que los tiempos no sean los más idóneos.

 

Propuestas contra la crisis

López Casas advirtió de que es preciso tomar medidas que relancen la economía ya que, a su juicio, los años que quedan “serán más duros que los que hemos vivido”. Y por eso sugirió al Gobierno que adopte medidas “que nosotros estamos empujando y enfatizando para que se hagan”.

Una de esas medidas es la implantación de directiva Euroviñeta que permite a los Estados miembros incluir en el cálculo de los peajes para los camiones no sólo los costes de construcción y mantenimiento de las carreteras, como es el caso ahora, sino también los costes medioambientales.

“No hay carreteras gratis”, dijo. “O las pagan quienes las usan o todos”, dijo. Por ello sugirió que los vehículos de más de 3.500 kilos paguen por circular en las carreteras que no están sujetas a peaje explícito, como ya está ocurriendo en Alemania y en Italia y en 2012 se implantará en Francia.

La otra medida por la que apuesta el responsable de la sección de autopistas del grupo Abertis es la implantación de un plan Relance como en Francia y según el cual el gobierno pide a las concesionarias que hagan inversiones en las autopistas “en momentos en que son necesarias estas inversiones, a cambio de ofrecer alternativas como más tiempo de concesión”. “Iniciativas como estas sería bueno que se estudiaran y analizaran”, sugirió López Casas.

Nevadas

En cuanto a los efectos del temporal y en la línea de comparación con el resto de Europa, López Casas, estimó necesario un cambio de mentalidad en la sociedad española ante las inclemencias climáticas. Recordó que en los países del norte europeo se obliga a los conductores que entre el 1 de noviembre y el 30 de abril cambien los neumáticos para adaptarlos a las nuevas circunstancias climatológicas. “Tenemos la obligación que decir a los ciudadanos que no se puede circular igual cuando nieva que cuando no lo hace”, afirmó.