Hace tiempo que abordo la dimensión de los valores con los diferentes grupos con lo que he trabajado, ya sea como educador , terapeuta o Coach.

Una dimensión ,que si bien era muy necesaria, en principio me costaba trabajar, ya que el abordaje de los valores resulta algo muy delicado,y requiere de una metodología adecuada .

Esta percepción en torno a la necesidad de abordar el tema , me llevó a investigar en torno a diversos enfoques terapéuticos y de coaching, identificando un conjunto de estrategias que son las se pretenden integrar en el taller.

En este sentido, en el taller se combina actividades y planteamientos propios de la educación social, la psicología cognitivo conductual, la terapia de aceptación y compromiso y el coaching,tanto personal como ejecutivo. También me acerco a la meditación, y al uso de los mandalas, integrando herramientas diversas para lograr un objetivo: Facilitar que los participantes en el taller reflexionen en torno a sus valores. Los recuerden, los validen,y los potencien si es necesario,fomentando su inteligencia espiritual.

Al hablar de Inteligencia espiritual me refiero a la que nos permite acceder a nuestros propósitos mas profundos y motivaciones mas elevadas,con la que podemos resolver problemas sobre valores y podemos de terminar si un curso de acción o un camino vital es mas valioso que otro. En cierto sentido,conseguir que lo que hagamos este alineado con lo que somos, con nuestras motivaciones y con lo que consideramos realmente importante.

En este proceso de abordaje de los valores se hace imprescindible pararse a pensar en torno a la empatía, la conducta prosocial y la motivación de contribución a los demás. Esos valores que dan base a la sociabilidad del ser humano, desde nuestro impulso empático,el que nos empuja a colaborar y ayudarnos entre nosotros, a echar una mano a nuestros semejantes desde la certeza de que alguien también lo haría por ti.

Una herramienta poderosa en el proceso de clarificación de valores es el uso de la pregunta. Un pregunta que movilice , que te haga buscar dentro de ti y reflexionar sobre aquello que intuías y que no te habías parado a pensar.

Para finalizar este pequeño articulo os voy a dejar un par de preguntas, parte de las que haremos el día 21. Son simples. 

¿Cuales son tus valores?,y ¿los estas honrando es este momento?