La Guardia Civil detuvo a seis personas como integrantes de una red delictiva, que se dedicaba a asaltar naves industriales y empresas en las provincias de Madrid, Segovia, Valladolid y Toledo.

La banda de asaltantes de naves industriales situadas en la zona centro de la península se apropió en uno de sus golpes de un camión frigorífico con 530 corderos y media ternera. La carne fue encontraba junto a otros objetos sustraídos por este grupo, como juguetes y cartuchos de tinta de impresora.

La desarticulación de esta banda ha permitido esclarecer 31 delitos y recuperar material informático, ropa, juguetes, armas de fuego y vehículos, todo ello por un valor superior a los 300.000 euros.

La operación se inició el pasado mes de noviembre, cuando la Guardia Civil constató que se habían producido diversos robos en empresas ubicadas en polígonos industriales de la zona norte de la provincia de Toledo. Las vigilancias permitieron a los agentes apreciar la actividad sospechosa que mantenían los ocupantes de un vehículo de alta gama, lo que llevó a los miembros de la banda desarticulada.

La organización criminal localizó una nave vacía en un polígono industrial y la ocupó ilegalmente. Posteriormente robaban en locales del mismo polígono o de otros cercanos y guardaban en esa nave los objetos que sustraían y los vehículos robados, que, tras cambiar las placas de matrícula, utilizaban para cometer los delitos. También robaban camiones o furgonetas para desplazar la mercancía a la nave, debido a la gran cantidad de material que sustraían en cada robo.