Un total de 40 talleres participan  en la Feria de Cerámica y Alfarería de Segovia, Arce 2011, que se prolongará hasta el próximo domingo, 11 de diciembre, coincidiendo con el Puente de la Constitución y la Inmaculada. Se trata de la decimoséptima edición de la feria de Cerámica, que organiza el Colectivo de Ceramistas de Segovia (Cocerse) con el fin de impulsar la actividad artesanal e incentivar sus ventas. 

Los participantes proceden de diferentes puntos de España y Portugal de los que seis asisten por primera vez a esta cita que cuenta con una buena aceptación entre el público segoviano y los visitantes que durante el puente festivo acuden a la ciudad de Segovia.

Los puestos se encuentran bajo unas carpas cubiertas en la céntrica Avenida Fernández Ladreda, para lo que los participantes han tenido que pagar una inscripción previa de 280 euros. Están abiertos al público desde las once de la mañana hasta las nueve de la noche, de manera ininterrumpida. Los visitantes pueden ver y adquirir desde los elementos de cerámica más tradicionales, como vasijas, botijos, platos y otros utensilios de cocina, así como las huchas de toda la vida, incluidos los cerditos, a diseños innovadores y actuales, que se centran sobre todo en el ámbito de la decoración. Pero también hay mostradores con variedad de elementos como cuadros, pendientes, collares y anillos.

Entre los atractivos de la muestra destaca este año la presencia del taller Cerámica Enuso, de Jerez de la Frontera (Cádiz), que presenta piezas de menaje hechas a torno y pintadas con pincel, con diseños muy creativos y alegres; la participación de Antonio Naharro Navarro, alfarero que revitalizó la alfarería navarretana y contribuyó al mantenimiento de la alfarería tradicional de la Rioja, Navarra y País Vasco; y la exhibición de las esculturas en gres y porcelana que May Criado y Suso Machon (Valladolid) han paseado con éxito por toda Europa.

La otra novedad de este año la constituye la supresión, por culpa de la crisis, de la muestra expositiva que en las últimas ediciones se ofrecía en la Casa de los Picos, bajo el nombre de Encuentros.

La Feria cuenta con vigilancia nocturna y obliga a los participantes a ser creadores de sus productos de venta. Han tenido que inscribirse antes del 15 de septiembre y acreditar su condición de artesanos autónomos y certificado de la respectiva Comunidad Autónoma.