El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) ha culminado con éxito las pruebas técnicas de validación y fiabilidad de la infraestructura de la nueva Línea de Alta Velocidad (LAV) Orense-Santiago-La Coruña, que entrará en servicio el 10 de diciembre. Estos 150 kilómetros reducirán en una hora el tiempo de viaje entre las provincias de Segovia, Valladolid (Medina del Campo) y Zamora y La Coruña.

De esta forma, la conexión ferroviaria con Galicia se beneficiará de un aumento de la velocidad máxima de circulación, mayor seguridad y fiabilidad en la gestión del tráfico ferroviario y, por lo tanto, una reducción general en los tiempos de viaje y el incremento de la calidad del servicio ferroviario. Desde el 10 de diciembre el tiempo de viaje del tren Talgo entre Madrid y Galicia se reducirá en torno a una hora, al igual que las circulaciones entre Orense y Santiago de Compostela.

En concreto, el tren Talgo que circula a diario desde Madrid Chamartín realizará el viaje hasta Santiago en seis horas y siete minutos (frente a las siete horas actuales) y hasta La Coruña en seis horas y 40 minutos (frente a las siete horas y 38 minutos actuales). En el segundo trimestre de 2012 Renfe pondrá en servicio los nuevos trenes Alvia híbridos en la línea Madrid-Galicia, lo que supondrá una nueva mejora de otros 30 minutos en el trayecto.

En el caso de los trenes de media distancia en Galicia, desde el 10 de diciembre los trenes Avant realizarán el viaje entre Orense y Santiago en 35 minutos, una hora menos que el tren regional actual más rápido, mientras que entre Orense y La Coruña, el tiempo de viaje será de una hora, frente a las dos horas y 15 minutos actuales.

 

Línea de Alta Velocidad

La Línea de Alta Velocidad Orense-Santiago-La Coruña entrará en servicio el próximo 10 de diciembre, adelantando así los plazos previstos inicialmente en la conexión Orense-La Coruña que fijaban su puesta en servicio en el año 2012, y cumpliéndose el compromiso adquirido por el Ministerio de Fomento para abrir esta primera línea de alta velocidad de Galicia en 2011.

La puesta en marcha de la línea de 150 kilómetros, contribuirá a la vertebración socioeconómica de la comunidad gallega y reducirá los actuales tiempos de viaje, además de mejorar la seguridad con la aplicación de nuevas tecnologías y sistemas de conducción. El Gobierno de España ha destinado más de 3.300 millones de euros a la construcción de esta primera línea de alta velocidad en Galicia.