El primer viaje a Malí de Irene López de Castro en 1989 marcó profundamente el estilo de la pintora madrileña. La luz y color que desprendían los paisajes de Malí pueden verse reflejados en su obra. Estos matices cromáticos se complementan con estilos adoptados de sus demás viajes alrededor del mundo, como por ejemplo, los tintes africanos que emanan de la visión de sus paisajes y de la amabilidad de sus gentes, adoptados en sus continuos viajes alrededor de la curva del río Níger. Esto ha supuesto un puente para dar a conocer aquel mundo a lo largo de las exposiciones individuales, colectivas y ferias que ha realizado tanto en España como en el extranjero.

Djoliba es el nombre bambara que recibe el río Níger a su paso por Malí. Conocido como “el río de la vida”, en sus doradas riberas salpicadas de pequeñas aldeas de adobe , viven desde tiempos inmemoriales distintos grupos étnicos, como los Bozo, Tuareg, Bambara , Peul o Songhai. Hasta Tombuctú llegaron emigrantes de otras tierras lejanas, como los exiliados andalusíes y toledanos, descendientes de los cuales es la familia de Ismael Kati, poeta y amigo que con sus escritos acompaña los grabados de Irene López de Castro en el libro Djoliba ” 10 grabados y 10 poemas inspirados en el río Níger”, dicha obra gráfica se podrá ver junto al conjunto de pinturas que será expuesto para esta ocasión en la Galería Africa ,en la casa del Siglo XV de Segovia. Hasta el 20 de agosto.