Parece que hasta las próximas elecciones la política municipal va a llenar muchas páginas de periódicos, minutos en radio y muchas imágenes en televisión. La guerra política entre PSOE y PP en el Ayuntamiento de Segovia ha tenido hoy un nuevo capítulo, como antesala de un pleno municipal que se espera ‘calentito’, mañana, y en el que la renuncia al acta de concejal Juan Cruz Aragoneses (PSOE), el hasta hace apenas un mes concejal de Urbanismo y en relación a un caso de presuntas irregularidades en la reforma de la vivienda de su compañera sentimental. Por su parte, y antes de abandonar el escaño, este edil ha comparecido hoy ante los medios acompañado de la concejala Clara Luquero, quien previsiblemente ocupaará la portavocía del grupo municipal del PSOE, la dimisión de la también concejala, pero popular, y jefa de la oposición Beatriz Escudero (PP) por «el bien de Segovia y de los Segovianos». Así queda de manifiesto en la moción que presentarán y que han hecho pública ante los medios de comunicación.

Las nefastas relaciones entre los dos grupos que forman el pleno municipal siguen siendo actualidad, y lo serán durante meses. Lo que está claro es que ya son dos los concejales del PSOE que han tenido que renunciar a una o varias de sus funciones y tres los del PP apartados de la responsabilidad municipal por «deslealtad» al grupo, según la portavoz del PP, Beatriz Escudero.

 

Moción socialista

Según argumentan los socialista pedir esta disimión «no es un plato de gusto» pero Beatriz Escudero «se lo ha ganado a pulso» y por ello repasan en su escrito, que será expuesto en el pleno, algunos de los que califican como «sus despropósitos» como, por ejemplo, trabajar en el Senado «al que califican de más chic» frente a hacerlo en las Juntas de Gobierno Local. «No nos olvidamos que en la anterior legislatura ya abandonó Segovia para irse a la Junta de Castilla y León, por lo que su compromiso con Segovia, queda en entredicho», asegura. Recuerdan las tres bajas en el seno popular y, detallan, «dos concejales más dimitieron, según usted, “por motivos personales y profesionales”, renunciando por “factores externos”.

Tras relatar algunos episodios vividos en el grupo municipal, la moción afirma: «Donde se siente más cómoda Beatriz Escudero es en su paranoia de la manía persecutoria, antes en su imaginario personal victimista, y ahora a la ofensiva contra concejales de su propio partido, como si fuera una niña de educación infantil a la que la profe le tiene manía». En estos términos hacen un relato centrándose la crisis que ha vivido el PP en el Ayuntamiento con la retirada de tres concejales de la actividad municipal.