El secretario general del Grupo Parlamentario Socialista, José Francisco Martín, ha tachado de “escándalo” el hecho de que el exdirector general de Caja Segovia, Manuel Escribano, vaya a recibir cerca de seis millones de euros en diez años en concepto de prejubilación, como recoge la agencia Ical. Para terminar con estos casos, dijo, su Grupo ha presentado una Proposición no de Ley para aclarar este tipo de situación y para hacer “un striptease” al sector financiero de Castilla y León.

El objetivo, señaló Martín, es conocer cuánto han percibido mientras pertenecían a las entidades y cuando se marchan de las mismas. Se persigue, dijo, conocer cuánto han percibido cada uno de los órganos de gobierno, así como los directivos de las cajas desde la última renovación de sus órganos.

En esa PNL se insta a la Junta a la modificación del artículo 87.5 del Real Decreto Legislativo 1/2005, de 21 de julio, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Cajas de Ahorro de Castilla y León, en el sentido de que cuando las cajas desarrollen su actividad indirectamente, la Obra Social sea gestionada por una Fundación constituida por la propia caja con arreglo a las normas que dicte la Junta, entre las que figurarán una composición del Patronato no superior a 17 miembros con los mismos grupos y porcentajes que rigen en el momento actual la composición del Consejo de Administración, y con la prohibición expresa de celebración de más de cuatro reuniones anuales, salvo urgencia o necesidad apreciada y autorizada por la Consejería de Hacienda.

Asimismo, se pide que se establezca la limitación de la celebración de una única sesión del Consejo de Administración y la Comisión de Control.