El jefe del Grupo Municipal Socialista y Alcalde Pedro Arahuetes, dictó un Decreto de Alcaldía el día 4 de junio de 2013, ordenando la tramitación de un expediente y además «sancionador» a su adversario y jefe de la oposición, Jesús Postigo, por no haber asistido, sin comunicación previa, que no es obligatoria, a la Junta General de la Sociedad Mercantil EVISEGO, tal y como ha apuntado el PP en un reciente comunicado, en el que señala a Arahuetes como inductor del expediente que le ha costado 187,50 euros al portavoz popular.

En este Decreto de Alcaldía se exhorta a la instructora del expediente «sancionador» a motivar todas las cuestiones planteadas por el «interesado» (que no es otro que el Alcalde Arahuetes), dado que «deberá dictarse, como colofón del mismo resolución motivada decidiendo todas las cuestiones planteadas y aquellas otras derivadas del expediente» (sic).

Por consiguiente, la instructora del expediente «sancionador» ha actuado mediatizada por las pautas dictadas en el Decreto iniciador del expediente instado por el Alcalde Arahuetes. Sería, por tanto, de agradecer que el Alcalde socialista no utilizase de «escudos humanos» a los funcionarios y técnicos municipales, porque el trabajo se delega, pero la responsabilidad no.

Además el Grupo Popular señala que «es falso» que el Portavoz popular haya podido presentar alegaciones, según se deduce de la transcripción literal de un párrafo del Decreto de resolución del mismo dictado y firmado por el Alcalde Arahuetes el pasado día 31 de julio, que dice al respecto lo siguiente: «No habiéndose formulado alegación alguna a la propuesta de resolución que le fue comunicada el 11 de julio de 2013, conforme informa la responsable del Registro de esta Corporación». Es lógico, pues en dicha fecha yo estaba fuera de Segovia como bien sabía por mi escrito y no pude formular alegaciones. Pero el hábil tergiversador Arahuetes alude al motivo de justificación de mi ausencia cuando se me comunicó la apertura del expediente, pero falta a la verdad cuando afirma que he presentado alegaciones – ninguna-, a la vista de la propuesta de resolución, que es cuando dichas alegaciones tienen algún valor en la resolución final.

A lo largo del mandato corporativo actual se han producido ausencias de algunos concejales de varios grupos políticos, no escusadas con antelación, en el pleno y en las juntas generales de las empresas municipales y en ningún caso han sido sancionados. El Alcalde miente cuando dice que esta situación es la primera vez que se produce en este mandato corporativo. Mi lengua no es tan ligera y falaz como la de Arahuetes y están las actas para demostrarlo.

Postigo ha hecho referencia a «la hipocresía y el cinismo del Alcalde Arahuetes, intentando confundir a la opinión pública, dando apariencia de legalidad a lo que tan sólo ha sido una farsa urdida por él, para vengarse política y personalmente de su adversario político y jefe del principal grupo político del Ayuntamiento». «Creo honestamente que se trata, una vez más, de tender una cortina de humo para intentar tapar la denuncia que hemos hecho desde nuestro grupo, de la nefasta gestión de EVISEGO», ha añadido el portavoz popular.