El Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Segovia, con Jesús Postigo a la cabeza, ha mantenido un encuentro con representantes de las Juntas Vecinales de los Barrios Incorporados de Fuentemilanos, Hontoria, Madrona, Perogordo, Torredondo y Zamarramala, y una representación de la entidad local menor de Revenga.

Los concejales populares denuncian la dejadez del gobierno municipal socialista que no ha atendido las viejas reivindicaciones de los barrios incorporados. Entre las demandas de los vecinos, destacan la pavimentación de calles, la falta, en algunos casos, de dependencias municipales donde realizar reuniones y actividades sociales y culturales, la falta de medios de las juntas vecinales, la mala comunicación de algunos de estos barrios, el estado de abandono de la depuradora de Madrona o la falta de medios y privacidad de los consultorios médicos de Hontoria y Zamarramala cuyos problemas de insonorización hacen cada vez más deficitaria la atención a los pacientes.

Conscientes de las necesidades de los vecinos, afirman desde el PP, el grupo municipal ya presentó una moción en el pasado Pleno solicitando al gobierno socialista que atienda las peticiones de los barrios incorporados. El rechazo de esta propuesta, añade el Partido Popular, es una prueba más de que Arahuetes gobierna de espaldas a los principales problemas de los ciudadanos, con el apoyo del concejal de Izquierda Unida.

Las Juntas Vecinales de los barrios incorporados de Segovia lamentan también la falta de información por parte del alcalde y la imposibilidad en muchos casos de poder ejercer sus funciones, tal y como les corresponde según el Reglamento Orgánico del Ayuntamiento de Segovia. 

Por todo ello, el Grupo Municipal popular desea que el Gobierno Socialista del Ayuntamiento sea consciente de toda esta situación, cumpla el Reglamento Orgánico y respete las competencias de las Juntas Vecinales, a fin de mejorar la calidad de vida de los vecinos de los barrios incorporados.