La Guardia Civil de Segovia desarticuló en la operación de mayor volumen de cocaína intervenida en Castilla y León hasta un total de 11 kilogramos de sustancia procedente de Colombia y República Dominicana. En el marco de la operación ‘Koeman’ se detuvieron 16 personas de una organización internacional, tres de ellas ingresadas en prisión, que distribuía la cocaína por diversas provincias españolas.

La intervención comenzó a finales del año 2011 cuando se detectó en la provincia de Segovia tráfico de drogas a pequeña escala. Este «menudeo», como explicó hoy el teniente coronel de la Guardia Civil, Juan Miguel Jiménez, dio pie a la investigación en la que se pudo comprobar cómo la organización criminal utilizaba diversos métodos para introducirla, desde ‘mulas’ humanas, vía marítima, aérea desde Paraguay, o en vehículos con doble fondo.

La operación Koeman, llegó hasta Paraguay en donde se aprehendió un envío de cocaína con destino España y escala en Holanda, como señaló la subdelegada del Gobierno en Segovia, Pilar Sanz García. La intervención, llevada a cabo con la Policía de Paraguay, se llevó a cabo en el aeropuerto Silvio Pettirosi y terminó con la detención de dos personas y la incautación de 6,2 kilogramos de cocaína ocultos en dobles fondos de varias maletas.

La intervención, que espera en los próximos días más detenciones, tenía su base operativa en la Comunidad de Madrid y ramificaciones en Valencia, País Vasco, Ciudad Real y Segovia, donde se abastecía de sustancia estupefaciente a otros traficantes de menor entidad. En concreto, el pasado 3 de agosto y dirigidas por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Nº1 de Segovia, se detuvieron a 14 ciudadanos, todos colombianos excepto una mujer brasileña, en las localidades de Torrejón de Ardoz, Alcalá de Henares, Alcobendas y en la capital española.

En la primera fase de explotación y con el apoyo de la Agrupación Rural de Seguridad se llevaron a cabo 10 registros domiciliarios en los municipios madrileños. Los 110 miembros del Cuerpo de la Guardia Civil que participaron en el operativo intervinieron cinco kilos de cocina, dos armas de fuego, 11.000 euros en metálico, joyas y 14 vehículos de gama media-alta.

Asimismo, en una investigación previa seguida por el Juzgado de Instrucción Nº14 de Valencia, la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Segovia, detectó un posible tráfico de drogas por vía marítima en el puerto de Valencia, por lo que establecieron los correspondientes servicios operativos que dieron como resultado la incautación de 84 kilogramos de cocaína de gran pureza en el citado puerto.