El Consejo de Ministros ha aprobado, mediante un Real Decreto Ley, las disposiciones necesarias para avanzar en el proceso de liberalización del transporte de viajeros por ferrocarril y garantizar que el mismo, previsto en el Real Decreto Ley 22/2012, se produzca de manera ordenada y progresiva. Para ello se fija el modelo de liberalización y se autoriza al Consejo de Ministros a establecer su implantación de manera progresiva, y no de manera total como estaba anunciado para este mismo verano.

La apertura del mercado ferroviario de viajeros a la competencia, prevista inicialmente el 31 de julio de 2013, según se fija en el citado Real Decreto Ley 22/2012, redundará en efectos beneficiosos como son el aumento del número de operadores y de la oferta de servicio, su mayor utilización y precios más competitivos.

«Para que estos efectos se materialicen es necesario que el proceso de liberalización se realice de forma ordenada, de manera similar al proceso que siguieron otros sectores», afirman ahora desde Fomento.

En los servicios comerciales se licitará un número determinado de títulos habilitantes a través de un proceso público y competitivo. El Gobierno determinará el número de títulos habilitantes en cada momento y su período de vigencia, tras el cual los servicios se prestarán en libre competencia.

Los denominados servicios de transporte de viajeros con finalidad turística (que incluyen los “trenes turísticos”), sí que se prestarán en libre competencia a partir del 31 de julio de 2013. Los otros servicios los continuará prestando Renfe hasta que el Gobierno determine sus condiciones de licitación o asignación directa, de acuerdo con la Reglamentación europea.