Unas jornadas que comenzaron hoy en el centro Penitenciario de Segovia analizan el Camino de Santiago como instrumento de reinserción social de los internos que se encuentran en su última fase de tratamiento. Esta iniciativa forma parte de un proyecto conjunto entre Instituciones Penitenciarias, la Fundación Padre Garralda, el Ayuntamiento de Segovia y las asociaciones San Guillermo de Arnótegui y de Amigos del Camino de Segovia.

Las jornadas comenzaron hoy con varias sesiones teóricas y proseguirán con un recorrido por la ruta jacobea. La subdelegada del Gobierno en Segovia, María Teresa Rodrigo, fue la encargada de inaugurar las sesiones en un acto en el que también participaron la concejala del Ayuntamiento Eva Martín y el director del centro penitenciario, José María García.

A lo largo de cinco jornadas se estudiarán aspectos como los valores, la historia, el arte y la cultura del Camino de Santiago, las peregrinaciones o una aproximación jurídica penitenciaria a esta actividad. Representantes de la Fundación Padre Garralda, de la Asociación de Amigos del Camino de Segovia, de la asociación San Guillermo de Arnotegui, historiadores, escritores, educadores sociales, educadores y magistrados, a los que se unirá el obispo de Segovia, Ángel Rubio, participan en las sesiones, en las que analizarán diversos aspectos sobre la implicación de los internos con la ruta jacobea.

El Centro Penitenciario de Segovia lleva ocho años realizando varios tramos de Camino de Santiago con el fin de implicar a los presos en un proceso de aprendizaje activo, para que incorporen a su estilo de vida hábitos y comportamientos normalizados, como recurso socializador para su desarrollo personal y su integración social. En total, en esta ocasión son entre 12 y 15 los internos del centro segoviano los que realizarán un tramo de la ruta y participan en las jornadas.

La subdelegada del Gobierno destacó la importancia de esta iniciativa por la concienciación de los participantes sobre que el compromiso y la superación forman parte de la forma de entender la vida en libertad y en la fase de condena. En la misma línea se pronunció la concejala Eva Martín, quien dijo que el esfuerzo “tiene su recompensa” y destacó la ilusión puesta por los organizadores.

También el director del centro, José María García, apoyó la puesta en marcha de actividades que van más allá que la estancia en el interior de la prisión, que incluyen actividades culturales, acuerdos de Formación Profesional a través del Inem, encuentros deportivos, talleres, etc., “todo pensado para lograr la plena integración de los internos en la sociedad”.