La Junta de Castilla y León destinará dos millones de euros al fomento del empleo local y a sufragar los gastos corrientes de 98 municipios de la zona de Tierra de Pinares, en la provincia de Segovia. La inversión forma parte del Plan de Apoyo Local de la Junta de Castilla y León que aprobó el pasado mes de enero y que, según la consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, ayudarán a paliar la situación que sufren los pequeños municipios por falta de liquidez.

De los 2,03 millones de euros que suman las ayudas concedidas hoy, 1,3 millones euros se destinarán a fomento del empleo, y los 734.106 euros restantes para dar liquidez a estas localidades. Silvia Clemente suscribió los convenios con 98 municipios de la provincia para la percepción de las ayudas incluidas dentro del Plan de Apoyo Local de la Junta de Castilla, unas “medidas para el fomento del empleo y sufragar los gastos de corrientes y de esta forma, aliviar la difícil situación económica que sufren estas corporaciones locales”, señaló la consejera.

La distribución de estos fondos se ha realizado con criterios objetivos, un mínimo fijo y una parte variable que depende del número de núcleos de población que integran el municipio, de los habitantes, y de las competencias que desempeña cada localidad en función de su tamaño. Además, la próxima semana se llevará a cabo la firma de los convenios con los 110 restantes municipios de la provincia en un acto que tendrá lugar en la capital segoviana, informa Ical.

 

Un centenar de empleos

Estos municipios recibirán 1,3 millones para el fomento del empleo, cifra con la que está previsto se creen 104 puestos de trabajo en estos municipios, y 734.106 euros para sufragar la financiación diaria. Una cantidad necesaria dado el papel esencial que, para la Junta de Castilla y León, desempeñan las Corporaciones Locales en la prestación de servicios públicos y en la mejora de la calidad de vida de los personas que viven en el medio rural de la Comunidad.

Según recordó la consejera, el Plan Extraordinario de Apoyo Local de la Región es uno de los compromisos anunciados por el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, en el último debate de Política General de la Comunidad. Esta iniciativa está dotada con 90 millones de euros y tiene como objetivos luchar contra el desempleo, favorecer la creación de empleos mediante el desarrollo de actividades de las corporaciones locales, y facilitar la actividad diaria de estas entidades mediante la concesión de ayudas para asegurar la normal gestión municipal.

De los 90 millones totales, 50 están dedicados a potenciar el Empleo Local, 45 destinados a municipios y cinco a las diputaciones provinciales. Todos los municipios con dos parados de media recibirán una subvención en función del número de parados y de la tasa de paro, de su población y del número de desempleados inscritos en el Servicio Público de Empleo.

Los contratos, sufragados con esa ayuda, deben ser para actividades o servicios de interés general y social y tener una duración mínima de 6 meses pero con derecho a prorrogarse. Además tendrán prioridad los desempleados de larga duración que hayan agotado sus prestaciones y subsidios.

Los 40 millones restantes del Plan se destinan al gasto corriente de las corporaciones locales y proceden de la reestructuración de los recursos del Pacto Local. Con estos fondos las corporaciones locales podrán sufragar pagos pendientes tanto de 2010 como de 2011. Desde facturas de proveedores, contratos por servicios públicos o realizar el pago de nóminas. Un fondo con el que aliviar la situación económica que viven estas entidades agravada por la reducción de ingresos y por la falta de un régimen estable de financiación local por parte del Gobierno Central.