El espectacular amasijo de hierros de lo que antes fueran vagones y una locomotora se recorta en la línea de la vía férrea Madrid-Hendaya, a poco más de un kilómetro de la estación de trenes de Arévalo (Ávila), pero en el término municipal de Martín Muñoz de la Dehesa (Segovia). Son los restos de la colisión mortal entre dos trenes de mercancías, ocurrida a las 00.25 horas de hoy. En el interior de la locomotora todavía se encuentran los restos del maquinista, el leonés J.R.V.G., mientras un centenar de operarios y dos grúas de grna tonelaje trabajan en su extracción.

El maquinista, de 44 años de edad, casado y con una hija, falleció debido a la brutal colisión entre un mercancías parado en un semáforo en rojo en la vía, dirección Madrid, y el tren que manejaba, que iba por la misma vía. Los dos viajaban desde Trasona (Asturias) con destino Sagunto.

El choque entre los dos trenes, ambos cargados con 995 toneladas de bobinas de acero, fue tan brutal que la máquina del segundo ha quedado colocada casi en vertical sobre uno de los vagones-cuna donde se transportan las gigantescas bobinas de acero. Otro dato que revela la fuerza y devastación del impacto es el hecho de que las líneas férreas han quedado dañadas, pero también que los Bomberos y los operarios de Renfe tardarán horas en rescatar los restos mortales del fallecido.

Además de las dos grúas de gran tonelaje que ya han llegado al siniestro desde Madrid, participan en las tareas de limpieza de la zona dos trenes-taller, grúas de carretera, vagonetas de electrificación y dos locomotoras de tracción diésel, así como un centenar de operarios y personal de seguridad.

Los trabajos se centran ahora en despejar las vías, cortadas desde la hora del accidente y sin previsión de apertura, para lo que será necesario reparar la catenaria, los dos carriles y las traviesas. Ya se han retirado los dos trenes, y sólo quedan en las vías los amasijos de hierro en los que se han transformado parte de los vagones del primer tren y la locomotora del segundo.

El amasijo de hierros no es estable ni seguro. Así lo señaló el jefe del Cuerpo de Bomberos de Ávila, Alfredo Delgado, quien calculó que será posible recuperar el cadáver entre las 17 y las 18 horas, una vez lleguen las grúas.

Es un rescate “muy complicado”, aseguró Delgado, quien describió que “sólo se ve un brazo” del cadáver entre el amasijo de hierros. Durante la noche, han trabajado en el accidente una docena de bomberos, y desde esta mañana, actúa un equipo de seis bomberos más que han relevado a sus compañeros. A ellos se suman tres brigadas de la División Industrial de Renfe, así como efectivos de la Guardia Civil y la Policía Local de Arévalo.

Una vez se puedan rescatar los restos mortales del maquinista, éstos serán trasladados al Instituto de Medicina Legal de Segovia, en el tanatorio ‘San Juan de la Cruz’, donde le será practicada la autopsia.

 

Investigación

Renfe se encuentra investigando ya las causas de este accidente, el tercero con víctimas mortales que se registra en esta zona en los últimos 60 años. El director de Comunicación de Renfe, Jesús Parralejo, explicó que se trata de un “accidente muy complejo” y que el primero de los trenes, cuyo maquinista resultó ileso, se encontraba parado ante una señal en rojo en una de las vías, cuando fue alcanzado por el segundo tren, cuyo conductor perdió la vida, por causas desconocidas.

Cada uno de los trenes estaba compuesto por la locomotora y 13 vagones-cuna, cargados con 995 toneladas de bobinas de acero. Este hecho ha recrudecido las consecuencias del accidente, y dificulta asimismo las tareas de limpieza de la vía, cerrada por tiempo “indeterminado”.

El corte de la circulación ferroviaria afectará en total a 24 trenes de los servicios de media distancia. Se trata de 16 trenes que unen Madrid con Ponferrada, León, Vitoria y Santander, además de las estaciones intermedias y ocho trenes que circulan en la línea Valladolid-Ávila.

El plan de transporte establecido combina dos alternativas: transbordos por carretera entre Medina del Campo y Ávila y, en algunos casos, se encaminará a los viajeros a los servicios AVE Lanzadera que operan entre Valladolid y Madrid por la línea de Alta Velocidad.

Esta madrugada, la interrupción del servicio afectó a tres trenes nocturnos de larga distancia, el tren hotel Madrid-A Coruña/Vigo y Madrid-Ferrol, cuyos pasajeros fueron trasbordados por carretera entre Ávila y Valladolid, desde donde siguieron en tren; los del trenhotel A Coruña/Vigo-Madrid y Ferrol-Madrid, que circularon con normalidad hasta Valladolid, donde se les transportó en un tren Alvia hasta Madrid; y los del Trenhotel Elipsos París-Madrid, que al igual que el anterior circuló hasta Valladolid, donde se les trasladó a trenes de la línea de Alta Velocidad.

 

Tercer accidente ferroviario en 60 años

El 11 de enero de 1944, un accidente en el que se vieron implicados un tren expreso y un tren correo dejó varios muertos y otorgó el título de ciudad ‘muy humanitaria’ a Arévalo, así como una Cruz de la Beneficencia, concedida por el entonces gobierno franquista. El más reciente se produjo el 6 de septiembre de 1989, entre un TALGO que cubría la ruta Madrid-Gijón y un tren de mercancías, que se saldó con cinco víctimas.