Agentes del Cuerpo Nacional de Policía de la Comisaría de Segovia detuvieron a cuatro mujeres de nacionalidad ecuatoriana y un hombre de nacionalidad peruana, de edades comprendidas entre los 20 y los 36 años, como presuntos miembros de un grupo especializado en hurtos de artículos en establecimientos comerciales. En el momento de la detención se encontraban dentro de un comercio de Segovia donde ya habían estado, al menos, en otra ocasión anterior, sustrayendo género textil.

El grupo, por la forma de actuar y los antecedentes de algunos de los detenidos, formaban un grupo de delincuentes, que como otros muchos residen en Madrid, desde donde se desplazan a las provincias limítrofes para realizar sus actos delictivos. En este caso, hurtos de prendas de vestir y otros efectos en establecimientos comerciales, según informaron fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Segovia. 

Estos grupos, integrados normalmente entre cuatro y siete personas, preparan el papel de cada uno de los miembros, y es frecuente según fuentes policiales, que algunos entren en el establecimiento y otros se queden fuera vigilando la posible llegada de la Policía o se hacen cargo de los efectos que van sacando del comercio para ocultarlos en otro lugar, generalmente algún vehículo que tienen aparcado cerca.

Llevan bolsos preparados, recubiertos con papel aluminio en su interior para eludir los sistemas de seguridad de los establecimientos comerciales. Este sistema, conocido en el argot policial como “jaulas de Faraday”, evita que salten las alarmas de los efectos sustraídos al salir del local comercial. También llevan alicates para cortar los precintos con los que se fijan las alarmas. Estos utensilios les fueron intervenidos a los detenidos por la Policía Nacional de Segovia.

Los detenidos, algunos de los cuales ya contaban con antecedentes policiales por hechos similares, fueron puestos a disposición del Juzgado de Guardia.