La compraventa de viviendas se redujo en Castilla y León durante 2009 un 24,07 por ciento, hasta las 23.134 unidades, respecto al año anterior, cuando fueron 30.469. Este descenso fue ligeramente inferior al registrado por el conjunto nacional (24,86 por ciento), donde las viviendas que cambiaron de propiedad fueron 414.811, frente a las 552.080 del período anterior, según los últimos datos de la Encuesta de Transmisiones de Derechos de la Propiedad publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En el mes de diciembre y respecto al mismo periodo del año anterior, las compraventas se redujeron un 9,12 por ciento, al pasar de 1.865 a 1.695. Entre las viviendas nuevas las operaciones cayeron un 13,84 por ciento y se situaron en las 809 compraventas, mientras que entre las usadas la cifra se redujo un 4,32 por ciento, con 886.

También, se aprecia una diferencia significativa entre vivienda libre y protegida, ya que la primera registró un descenso del 12,44 por ciento respecto a diciembre de 2009 con 1.485 operaciones, mientras que la segunda manifestó un aumento del 24,26 por ciento, si bien en números absolutos representa una pequeña parte del total de viviendas (210).

Sólo en tres provincias se incrementó el volumen de transmisiones en diciembre respecto al mismo mes de 2008. Los mejores resultados se registraron en Soria, donde crecieron un 50 por ciento al pasar de 78 a 117; seguida de Palencia, con un 35,42 por ciento más (de 96 a 130); y de Valladolid, con un 8,14 por ciento más (pasó de 307 a 332).

Por el contrario, Ávila sufrió los descensos más acusados, con un 58,4 por ciento menos (de 238 en 2008 a 99 en 2009); la siguen Burgos, con un 19,66 por ciento menos (de 290 a 233); León, con un 17,1 por ciento menos (de 345 a 286); Zamora, con un 5,56 por ciento de reducción (de 162 a 153); Segovia, con 1,42 por ciento menos (de 141 a 139); y Salamanca, con un 0,96 por ciento menos (de 208 a 106).