El tercer y último bloque ha comenzado con el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba criticando a Rajoy por su posición «en contra del divorcio, de la investigación con células madres, de la ley para morir dignamente, a la píldora postcoital sin receta, al matrimonio homosexual…». Rubalcaba ha pedido públicamente a Rajoy que retire el recurso del Tribunal Constitucional contra el matrimonio homosexual.

Rubalcaba ha criticado la duplicidad de gasto «que suponen las Diputaciones provinciales,» haciendo referencia a la antigüedad de esta institución y a la necesidad de eliminarlas.

Además, ambos han coincidido en abordar el tema de la conciliación señalando la necesidad de terminar con la «prevalencia del hombre sobre la mujer». En este sentido, el socialista ha señalado que «Tenemos que empezar a hablar de los horarios laborales, no para trabajar menos, sino para trabajar mejor y que los padres puedan pasar más tiempo con sus hijos».

Por su parte Rajoy ha obviado la pregunta en un primer momento y ha hablado en primer lugar del apoyo que pedirá al resto de los partidos. El popular ha explicado que entre las reformas que presentarán se encuentran: limitar el déficit en las administraciones, ahorrar en los organismos públicos con austeridad y eficacia y eliminar duplicidades para acabar con gastos innecesarios.

Por su parte, Rajoy ha defendido fuertemente el papel de las Diputaciones señalando que «no está ahí el problema del gasto público en nuestro país», y ha comentado respecto al matrimonio homosexual que presentó a Zapatero la opción de generarlos a través de parejas de hecho «y así nos evitamos problemas innecesarios».

Rubalcaba ha aplaudido el final de ETA y ha tendido la mano a Rajoy para trabajar en conjunto, al igual que Rajoy se la ha ofrecido en su turno. Respecto al tema de seguridad pública el socialista ha señalado que es importante que los españoles sepan también que vivimos en un país seguro, gracias a una buena Policía y una buena Guardia Civil, que mantienen los índices de criminalidad muy bajos».