La Consejería de Educación extenderá las clases extraordinarias fuera del periodo lectivo a los alumnos de primero de Bachillerato, como ya hace con los de Educación Secundaria Obligatoria dentro del Programa de Éxito Escolar. Esta medida tiene como objetivo conseguir que los alumnos que suspendan en la primera evaluación las asignaturas de Lengua Castellana, Literatura y/o Matemáticas puedan mejorar sus capacidades, superar estas materias y mejorar los resultados globales.

Los estudiantes que deseen participar en el programa, de carácter voluntario, tendrán que estar matriculados en centros sostenidos con fondos públicos de la Junta y solicitar plaza. Además, deberán haber suspendido en la primera evaluación lengua castellana, literatura o matemáticas o hasta dos materias adicionales. En este caso, el profesor ordinario de dichas materias y el tutor tendrán que emitir un informe. Siempre que no sea mayor de edad, el alumno deberá estar autorizado por el padre, que se comprometerá de forma explícita a la asistencia continuada de su hijo.

Las clases las impartirán profesores de las especialidades correspondientes, en horario de tarde. En concreto, habrá dos horas de lengua y literatura y dos de matemáticas. Asimismo, para constituir los grupos será necesario que haya un mínimo de entre siete y diez alumnos y un máximo de entre 15 y 20, sin perjuicio de que la convocatoria prevea excepciones en el caso de centros de la zona rural. Al mismo tiempo, la Junta de Evaluación, de manera excepcional, podrá determinar qué alumnado se podría beneficiar de participar de alguna de estas medidas, aunque no se cumplan los requisitos establecidos, siempre que ello no suponga ninguna alteración del número de grupos constituidos para su desarrollo.

La Consejería de Educación podrá convocar ayudas destinadas a financiar los gastos derivados del desplazamiento del alumnado que asista a estas clases y resida en una localidad distinta a la del centro donde se lleven a cabo. Además, para acreditar a los centros que podrán impartir estas clases, la Consejería tendrá en cuenta los que ya lo llevaron a cabo hace un año; así como indicadores de resultados o centros con alumnos procedentes de entornos socio-económicos desfavorecidos.