El coreógrafo y bailarín madrileño Ángel Corella ha hablado en Valladolid por primera vez tras conocerse semanas atrás que la Junta de Castilla y León y la Fundación que lleva su nombre decidieron no renovar el convenio de colaboración por el cual la compañía que él dirige tenía su sede en la localidad segoviana de La Granja. “Ha sido una decisión mutua, porque era imposible sostener el proyecto para ambas partes. Tras ver cada año que se hacían recortes, recortes y más recortes, uno tiene que ser consciente de la realidad, y lo último que queríamos era que la compañía muriera”, recalcó en la presentación de ‘Black swan’, un programa mixto que representarán este fin de semana en el Teatro Calderón.

 Corella recalcó que la relación con la Administración autonómica ha concluido “en unos términos muy positivos, con mucha claridad por ambas partes”, y subrayó que les hubiera “encantado” seguir contando con un apoyo económico mayor de Castilla y León. “Desde 2009 veíamos que cada año el recorte era mayor y que se hacía más difícil sostenernos”, lamentó además de afirmar que el previsible desenlace “no ha sido culpa de nadie más que de la crisis”.

Así, alabó la labor del a anterior consejera de Cultura y Turismo, María José Salgueiro, de quien dijo estar “increíblemente agradecido”, puesto que “siempre apostó al máximo por la compañía y por poder destinar la mayor cantidad posible de dinero para el proyecto, pero la situación era insostenible”. Además, lamentó no haber podido conocer personalmente a la nueva responsable del área en el Ejecutivo regional, Alicia García, y se mostró esperanzado en que la no renovación del convenio de colaboración no suponga un punto y final en su relación con Castilla y León: “Espero que los teatros de Castilla y León puedan disfrutar de la compañía y nosotros de este público que a lo largo de los años hemos estado cosechando gracias tanto a los programas educativos como los espectáculos”, recalcó.

En ese sentido, emplazó a los titulares de las consejerías de Cultura y de Educación a que prosigan con la labor pedagógica emprendida de la mano de la compañía en los últimos años, en los cuales alrededor de 8.000 jóvenes de la región han asistido a actividades organizadas por la agrupación para acercarles el mundo de la danza. “Si nos contratan, estaremos encantados de seguir adelante con los programas educativos que hemos estado desarrollando, porque sería una lástima dejar que todo este trabajo desapareciera. Tenemos que trabajar directamente con el público del futuro y es importante que desde todos los estamentos seamos conscientes de ello”, explicó.

 

Defensa ante las críticas

Asimismo, Corella se defendió de las críticas recibidas tras hacerse públicas las cantidades económicas destinadas por la Junta a la compañía. “No es normal que haya 50 o 60 orquestas en toda España y que no pueda existir una compañía de danza clásica. Muchas de las orquestas reciben 5 o 6 millones de subvención, y se ha puesto el grito en el cielo porque a nosotros se nos han dado 1,2 millones de euros anuales en algo que no se puede calificar como subvención, porque hemos hecho alrededor de 50 espectáculos en estos tres años en la región, hemos desarrollado 52 programas educativos para los niños y se ha llevado el nombre de Castilla y León por todo el mundo, además de dar mucho trabajo a otros sectores de forma indirecta. Se ha exprimido hasta el último momento todo el dinero que hemos recibido”, justificó.

Según apuntó, “muchas de las grandes compañías de danza tienen un presupuesto de alrededor de seis o siete millones de euros, y nosotros estábamos haciendo constantes malabares con el dinero que nos podían aportar, una cantidad insuficiente para las ambiciones de la compañía, que tiene que traer a coreógrafos internacionales, pagar los derechos de autor, hacerse cargo de los desplazamientos para las actuaciones fuera…”. Como ejemplo, citó la producción de ‘el lago de los cisnes’, que en algunos casos puede ascender a un coste de un millón de euros, mientras que ellos tuvieron que sacarla adelante con menos de un tercio de esa cantidad.

Sin embargo, Corella resaltó que pese a las limitaciones presupuestarias la Compañía Ángel Corella ha logrado alcanzar en estos años un nivel tanto artístico como técnico de gran consideración a nivel internacional. Así, recordó que en 2010 su pieza ‘Soleá’ fue considera como el mejor espectáculo de danza del mundo entero. 

Cuestionado sobre el futuro de la agrupación, Corella detalló que “lo prioritario es que la compañía siga adelante”. Para ello, en estos momentos barajan diversas posibilidades: “Varias autonomías se han interesado y estarían dispuestas a apoyarnos. Una de ellas, donde nació la Fundación (en Cataluña) es donde han mostrado un mayor interés, pero de momento no hay nada firmado y estamos analizando cuál será la mejor opción para que la compañía pueda seguir creciendo.

Haciendo balance de su paso por la comunidad, Corella apuntó que cuando recibieron la propuesta de asentarse en Castilla y León les pareció “fantástico”. “Esperábamos primar la excelencia de la compañía y había un proyecto muy importante que contemplaba la renovación del Palacio de Santa Cecilia, así como un proyecto económico que iba a permitir que la compañía fuera realmente internacional, como el Real Ballet de Londres o la Ópera de París. Por desgracia, ha llegado una crisis mundial, y cada comunidad autónoma tiene que priorizar lo que le resulta más importante, si es el tema cultural, gastronómico, turístico o de otra índole. En este caso, a lo largo de los últimos años cada temporada ha habido un recorte mayor, y así llegamos a un momento en que era imposible mantener la compañía al nivel que nosotros queríamos”, concluyó.