Miles de castellanos y leoneses hicieron frente a las bajas temperaturas y protestaron hoy por las calles y plazas de las principales ciudades de la Comunidad en diversos actos convocados por varios colectivos que se ha denominado Marea Ciudadana y que pretende luchar contra el “golpe de estado financiero”, frente a los recortes en sanidad, educación y servicios sociales y por una “verdadera” democracia, justo en el día en que se cumplen 32 años del golpe de estado fallido en las Cortes Generales.

Así, en Segovia, cerca de 3.000 personas participaron en la manifestación, convocada a los pies del edificio donde están instalados los principales sindicatos, CC.OO. y UGT, y que, por primera vez desde el inicio de la crisis, efectuó una parada en la Subdelegación del Gobierno antes de llegar a la Plaza Mayor. Con esta parada a los pies de esta institución, los manifestantes protestaron contra los expedientes abiertos durante la Huelga General cantando vítores de dimisión al Gobierno. Al son de «vuestros sobres son nuestros recortes» y «Así está España con tanta alimaña», la manifestación ha contado con segovianos de todas las edades, familias completas y muchos ciudadanos anónimos, además de algún representante político.

El coordinador de Izquierda Unida en Segovia, José Ángel Frías, señaló que la democracia «no es real» y aludió a un incremento de banderas republicanas que, a su juicio, es la respuesta a que estamos retrocediendo a tiempos previos a la transición. Por su parte, para el secretario de CC.OO en Segovia, José Antonio Murillo, consideró la unión de todas las fuerzas «mareas y colectivos» que forman la plataforma responde al retroceso que está viviendo la democracia en cuanto a los derechos de los trabajadores.

La manifestación, que concluyó en la Plaza Mayor, se desarrolló con temperaturas inferiores a cero grados y, durante algún intervalo, con precipitaciones en forma de nieve.

En Valladolid más de 200 personas se concentraron de inicio en la Plaza de Fuente Dorada, si bien muchos más, quizá más de mil, se sumaron posteriormente a la manifestación que se celebró como previa de la gran protesta que tuvo lugar en Madrid por la tarde. Horas antes de que cuatro autobuses partieran hacia la capital de España, los asistentes recordaron que en los últimos meses han protagonizado mareas de todos los colores, “blanca, roja, naranja, amarilla, negra, azul, violeta…”, que representan a un sinfín de sectores que tenían como denominador común “la defensa de los derechos, por encima de los intereses de las entidades financieras”.

Entre gritos de ‘No debemos, no pagamos’ o ‘Educación y sanidad, públicas y de calidad’, los presentes escucharon la lectura del manifiesto en la céntrica plaza vallisoletana, que asevera que “la presión de los mercados financieros, la deuda ilegítima “creada por el propio sistema financiero especulativo y las brutales políticas de ajuste dirigidas contra la mayoría de la sociedad, junto con la corrupción y la pérdida de legitimidad de las instituciones, están causando en España la mayor crisis de la Democracia de las últimas décadas”.

También hubo hueco para acordarse del “creciente” desempleo, el “ataque” a la sanidad y educación, a los derechos laborales y sociales y al medio ambiente, que han hecho confluir en las calles a numerosas mareas ciudadanas.

Criticaron la reforma del artículo 135 de la Constitución, “sin consulta alguna a la sociedad”, y que supedita “los recursos del Estado al pago de esta deuda ilegítima a costa de recortar todos los servicios públicos y de subastar a precio de saldo el patrimonio estatal”. “Esta reforma supuso un golpe de estado financiero, primando el pago de los intereses frente a las obligaciones propias de un Estado Social y de Derecho”, exclamó en algo uno de los jóvenes que leyó el manifiesto.

Para concluir, recordaron que en 1981, tras el golpe militar, la ciudadanía se manifestó masivamente en defensa de la libertad y la Democracia. Ahora, 32 años después, hicieron un llamamiento a la sociedad, “a todas las mareas, asambleas, organizaciones y colectivos a confluir en una jornada de movilización”. Las movilizaciones se repitieron a lo largo de las principales ciudades de la Comunidad. En la propia provincia de Valladolid, la Marea Ciudadana también convocó a decenas de personas en Tordesillas, concentraciones que se desarrollaron además por la tarde en el resto de capitales.

Por su parte, en Zamora también se celebró por la mañana. Unas 300 personas acudieron a la llamada bajo proclamas como ‘Hay alternativas y soluciones contra los recortes’. Además, portaban pancartas alusivas a la crisis y a la corrupción. A la movilización se sumó la plataforma contra el cierre de las urgencias nocturnas en el medio rural.

Ya por la tarde, a partir de las 17 horas, los abulenses asistieron a la manifestación convocada por distintos colectivos. En total, contó con el apoyo de algo más de medio millar de personas, que realizaron el recorrido que va desde la Plaza del Mercado Chico a la Plaza de Santa Teresa, parando en la sede del PP y en la biblioteca.

 

Sistema político corrupto

En León, la cifra rondó los 5.000. Todos ellos lamentaron los recortes que afectan a la sociedad española y criticaron los «palos» que reciben todos los sectores económicos, en lo que se está convirtiendo en un auténtico «golpe de Estado» de los mercados, independientemente de la actuación de la clase política.

El intenso frío posiblemente mermó la afluencia de ciudadanos a la Plaza de Botines de la capital leonesa, desde donde partió la protesta, que tras recorrer algunas de las calles más céntricas de la capital concluyó en San Marcelo. Además de particulares, a la manifestación asistieron diferentes colectivos ya activos en los últimos meses en protestas similares con el fin de «unificar» las luchas sectoriales que se están registrando. 

Uno de los portavoces de la plataforma, Santiago González, recordó la corrupción que se ha vivido en España «desde Felipe González, pasando por Aznar», una situación que «no es coyuntural», como consecuencia de la existencia de un sistema político «totalmente corrompido y roto» al que la ciudadanía tiene que decir «basta ya» para empezar a «tomar decisiones propias». Esto supone ser «los protagonistas», en lugar de políticos que llevan hacia una dirección errónea. También en Ponferrada las movilizaciones protagonizaron la tarde de este sábado. Cientos de personas apoyaron la causa, liderada por una pancarta en la que se podía leer ’23F Golpe a los mercados. No debemos, no pagamos’.

En Palencia, unas 1.500 personas secundaron la movilización convocada desde distintos colectivos sociales contra los recortes y por una verdadera democracia. Con lemas como ‘Marea ciudadana, por una verdadera democracia’, ‘la sanidad no se vende, se defiende’ o ‘el próximo parado que sea un diputado’, la manifestación partió del paseo del Salón de la capital por la Calle Mayor, donde se detuvo frente a la sede del PP al grito de ‘aquí está la cueva de Alí Babá’. La ‘marea ciudadana’ continuó hasta la plaza Abilio Calderón, donde tuvo lugar la lectura de un manifiesto en defensa de los derechos ciudadanos.

Colectivos sociales de todo tipo como el 15M, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y Ecologistas en Acción, entre otros, así como representantes políticos del PSOE e Izquierda Unida apoyaron la movilización en la capital palentina en un intento por «aunar las protestas y reivindicaciones de todos los colectivos y mostrar el malestar ciudadano por los recortes económicos y en derechos y libertades en pro de una verdadera democracia», señalaron desde la organización.

En torno a 1.500 manifestantes salieron a la calle en Burgos, donde la protesta transcurrió desde las 19 horas entre la Plaza del Cid hasta la Plaza mayor, entre gritos y proclamas contra la corrupción y el sistema económico, al que acusaron de la situación actual de crisis.