Los participantes en el programa Voluntariado en Ríos “Eresma”, con el que se pretende fomenar el respeto y conocimiento de los ríos para su protección, visitaron la Estación Depuradora de Aguas Residuales de Segovia (EDAR) acompañados de la concejala de Medio Ambiente, Paloma Maroto. Un grupo de 30 personas participaron en esta visita guiada por un técnico de Aqualia, encargada de gestionar la planta, para conocer de primera mano su funcionamento.

Situada en la carretera de Arévalo, la EDAR devuelve al río Eresma en condiciones higiénicas y ecológicas adecuadas, las aguas sucias que genera la ciudad tras seguir el correspondiente proceso de limpieza y depuración. En la EDAR se tratan 9,5 millones de metros cúbicos al año o lo que es lo mismo, 26.000 metros cúbicos (26 millones de litros) al día, agua que de no pasar por la planta contaminaría el río Eresma.

El objetivo de este programa, iniciativa del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente a través de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) al que se sumaba el Ayuntamiento de Segovia; era sensibilizar y concienciar a la población sobre los problemas que afectan a los ecosistemas fluviales; promover su participación en la mejora y conservación del medio ambiente; e insistir en la importancia del patrimonio natural y cultural de los ríos, en concreto, del río Eresma, y para lograrlo, nada mejor que conocer de lo que se habla.

Además de la visita la iniciativa ya organizó actividades como el Ciclo de Cine con la proyección de dos documentales en el Centro Cultural de San José y su posterior debate.