El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, confirmó que son ya 80 las víctimas mortales del accidente de tren en Santiago de Compostela, de las cuales 73 murieron durante el siniestro mientras que siete lo hicieron posteriormente en el hospital.

En rueda de prensa para explicar los últimos datos sobre el siniestro del tren Alvia que une Madrid y O Ferrol, Rueda aseguró que se están agilizando al máximo las identificaciones de los cuerpos, y pidió paciencia, pues se trata de «un procedimiento complejo, necesariamente lento en muchos casos y laborioso, en el que trabajan policía científica y forenses».

Aseguró que a medida que se confirma que las identificaciones practicadas «son seguras al cien al cien por cien» la autoridad judicial permite la comunicación a las familias a través de los psicólogos.

Hasta las cinco de la tarde se ha realizado en torno a sesenta autopsias y el objetivo es que este jueves puedan estar identificadas «la inmensa mayoría de las víctimas», salvo aquellas que deban someterse a tareas complementarias relacionadas con el ADN u otras más complejas.

A la hora indicada permanecen 94 pacientes ingresados, de los cuales 31 lo están en unidades de críticos y cuatro en Pediatría. Todos los pacientes están identificados y la mayoría de los familiares ya están con ellos. La Xunta destacó, por otra parte, que solo durante la pasada noche se consiguieron 800 unidades de sangre por parte de donantes.

Solidaridad y consternación

En esta festividad de Santiago, el país entero se ha teñido de luto, consolado sólo por la rápida y generosa respuesta de ciudadanos anónimos que han acudido en masa a las llamadas de ayuda, principalmente para donar sangre. Además las redes sociales ya se han convertido en un lugar de encuentro y el hastang #animogalicia inunda las plataformas sociales de millones de segovianos en un país, pendiente de una terrible lista de fallecidos que podrá aumentar en las próximas horas.