En una de las épocas del año más calurosas, es recomendable seguir una serie de consejos que nos ayuden a sofocar el calor agobiante y evitar problemas de salud. El Ministerio de Sanidad ha lanzado una campaña en la que se hacen una serie de recomendaciones para hacer que el calor sofocante, se nos haga más llevadero.

 

Consejos

* Bebe frecuentemente agua o líquidos sin esperar a tener sed, salvo si hay contraindicación médica. Evita las bebidas alcohólicas, las muy azucaradas, el café y el té.

* Refréscate con una ducha o, simplemente, mójate.

* Haz comidas ligeras que te ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor (ensaladas, frutas, verduras, zumos…).

* En el exterior protégete del sol: Busca la sombra, cúbrete la cabeza, usa ropa ligera y de color claro y un calzado fresco, cómodo y que transpire.

* Cuida tu piel con protectores solares adecuados y utiliza gafas con filtros ultravioleta.

* Reduce las actividades físicas intensas al aire libre y durante las horas más calurosas y en su caso extrema las precauciones

* En casa, baja las persianas cuando el sol incida directamente sobre las ventanas y no las abras cuando la temperatura exterior sea alta.

* Refresca el ambiente con ventiladores y sistemas de refrigeración, siempre con un uso racional de los mismos.

Algunos grupos de población son más sensibles a las altas temperaturas y requieren un mayor seguimiento de las medidas de protección:

Niños menores de 4 años: Cuida que beban mucho líquido, refréscales con frecuencia y vísteles con ropas claras y ligeras. No los dejes nunca solos en vehículos al sol.

Ancianos, sobre todo los que viven solos o son dependientes, ya que pueden tener dificultades en adoptar medidas protectoras, por lo que deberían ser visitados, al menos, una vez al día por un miembro de la familia, amigo, vecino y, en su caso solicitar la colaboración de los servicios sociales..

Personas con enfermedades crónicas o que toman medicación: Es importante que sigan con su medicación habitual, no se automediquen y que consulten a su médico sobre las medidas complementarias a adoptar en su caso.

Personas que realizan esfuerzos físicos en el exterior (tanto trabajo como deporte): Deberían reducir la intensidad de su actividad en las horas más calurosas, beber frecuentemente (agua, zumos…) y protegerse del sol.


¿Cómo pueden afectar las altas temperaturas a la salud?

El aumento de las temperaturas conlleva una mayor sudoración con la consiguiente pérdida de agua y sales minerales que, de no reponerse, puede dar lugar a algunos de los siguientes síntomas:

* Calambres

* Agotamiento por calor

* Golpe de calor

Asi que ya sabes, toma nota y sigue todas estas recomendaciones y ayuda a toda la gente de tu entorno para colaborar a que todos pasemos un verano de lo más saludable.