Comisiones Obreras de Castilla y León aseguró hoy que, “una vez más”, no comparte la forma de actuar de la Dirección de Alta Velocidad de Renfe Operadora en lo concerniente a la línea entre Valladolid y Madrid e instó a la empresa pública a que “dé marcha atrás” en la reducción de las tarifas más baratas en este trayecto, ya que consideró que esta decisión, unida a los pocos trenes Avant (lanzaderas) que circulan en la actualidad entre las dos ciudades, va a “dificultar el tránsito diario de trabajadores”.

Precisamente, respecto a las ‘lanzaderas’, el sindicato pidió que se incremente su número diario tanto entre Valladolid y Madrid como las que paran en Segovia, ya que recordó que se trata de un tren de cercanías de altas prestaciones que facilita la posibilidad de ir al trabajo a más de un millar de personas todos los días, según datos de la propia Renfe.

“Hay una máxima que parece se les ha olvidado a los responsables de Renfe: a mayor número de Avant y mejores precios en las franjas horarias más demandadas se producirá un crecimiento exponencial en su utilización. Por lo tanto, y siguiendo otros ejemplos similares de demanda de uso de los Avant en España (Segovia, Ciudad Real…), la respuesta con relación a su demanda será de un mayor uso generalizado”, remarcaron fuentes de CCOO en una nota de prensa.

A este respecto, recordaron que ahora mismo hay doce ‘lanzaderas’ diarias entre la capital de España y Ciudad Real, y siete que enlazan con Segovia, mientras con Valladolid sólo funcionan cuatro. “Además, para el futuro inmediato, cuando estén operativas las líneas hacia León y Burgos, aún habrá más argumentos para la puesta en marcha de una red regional de alta velocidad entre las capitales de la Comunidad, como ya existe en Cataluña y Andalucía”, concluyeron.