Poder ver el correo, leer el periódico en Internet o consultar las redes sociales de camino a cualquiera de las ciudades a las que te llevan los trenes no parece algo tan lejano. Durante la visita del secretario de Transportes de Estados Unidos, Ray LaHood, el director de tecnología y sistemas de Renfe, Lucas Calzado, destacó la posibilidad de conseguir la conexión a Internet en los trenes de Renfe y también en los cercanias: «Técnicamente es posible, aunque hay que tener en cuenta la cobertura que ofrezcan los operadores de comunicaciones en la zona que esté atravesando el tren». Según destaca Calzado en el blog de Renfe, la velocidad de los trenes no es un problema para llevar a cabo esta inclusión de la red de comunicaciones inalámbrica en el transporte ferroviario: «lo que es cierto que los sistemas ferroviarios embarcados son más complejos que los de carretera. Además, hay que tener en cuenta el tipo de dispositivo utilizado por los clientes, y especialmente la calidad de la cobertura ofrecida por su operador». 

Los viajeros de Renfe podrán disfrutar del WiFi de forma gratuita y además de disponer la clásica conexión a Internet también se intentará ofrecerles aplicaciones interesantes. A pesar de que el marco legal que regula el uso de estos servicios, y que está especialmente supervisado por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) prohibe ofrecer gratuitamente estos servicios de red inalámbrica, Renfe está llevando a cabo las gestiones necesarias para conseguir que cumplir todos los requisitos legales y por lo tanto ofrecer este servicio. Los usuarios tienen claro que quieren que no haya que pagar por conectarse a Internet: «Esto, en nuestro país lo tenemos claro. Pagando, “ya no es WiFree”, y desciende el interés manifestado por los viajeros a los que les hemos preguntado directamente, de más de un 90%, a un escaso 20%».

Su uso será totalmente libre: «La CMT obliga a constituirse en operador de comunicaciones, y a financiar con ingresos comerciales los costes del servicio. Por tanto, trabajamos en la construcción de un modelo de gestión que es realmente complejo y en el que intervienen distintos actores y actividades: la de producción, la de explotación, mantenimiento de los equipos, financiación, operadores de comunicaciones, y aseguramiento del servicio comercial, y de transporte», explica el director de tecnología y sistemas de Renfe.