El Ministerio de Sanidad y Política Social prohibirá fumar en espacios públicos cerrados, locales de ocio y restaurantes en 2010, según asegura la ministra Trinidad Jiménez, que destaca que existe un «grado de consenso bastante amplio».

Subraya que «el problema no es que se fume en lugares públicos, sino en lugares públicos cerrados», y en este sentido ha descartado prohibir fumar en terrazas y plazas de toros.

La ministra constata por otro lado que las «conversaciones están muy avanzadas» y la posición es bastante mayoritaria en el seno del conjunto de grupos políticos.

«En la medida en que consigamos consenso político, conseguiremos consenso social», ha dicho, y ha asegurado que la decisión «es muy fundada», puesto que está basada en la «protección de la salud». «Estamos culturalmente preparados para adoptarlo ya, y estamos en esa fase final de la negociación», ha remarcado.

El Ministerio de Sanidad empezó a plantearse el pasado verano la ampliación de la Ley Antitabaco, que entró en vigor en enero de 2006.

 

40.000 locales libres de humo

Actualmente está permitido fumar en restaurantes y bares de menos de cien metros cuadrados, que suponen el 80% del total, con lo que los efectos prácticos de la Ley son muy limitados. De hecho, sólo 40.000 de los más de 350.000 locales de ocio existentes en España están libres de humo o cuentan con espacios compartimentados para los fumadores.

El pasado 18 de junio, el Congreso instó al Gobierno a endurecer la Ley Antitabaco, «avanzando en la ampliación de los espacios libres de humo de manera progresiva». Los grupos parlamentarios solicitaron al Ejecutivo que elaborase un informe de evaluación del cumplimiento e impacto de la normativa, que tendría que presentarse en la Comisión Sanidad al finalizar 2009, como base que permita mejorar el texto legal.

La prohibición total del tabaco en bares y restaurantes, que quiere impulsar el Ministerio de Sanidad, no perjudicará a la hostelería como aseguran desde este sector. Lo mantienen rotundamente desde el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), que considera que «la restricción de fumar en los espacios públicos es una oportunidad antes que una amenaza».

 

¿Somos supersticiosos en este tema?

Antes de la entrada en vigor de la ley española, la Federación Española de Hostelería aseguró que se perderían 23.000 empleos en 2007. Sin embargo, según los datos del Ministerio de Industria, el empleo en este sector tuvo un incremento de 100.000 trabajadores entre 2006 y 2007.

Las contrataciones han bajado un 3,03% en 2008, según el CNPT, pero «por la crisis económica» no por la prohibición de fumar.

Un informe realizado por el Comité Nacional en abril de 2009 sobre la Evaluación económica del Control del Tabaquismo en el sector hostelero: bares y restaurantes estimaba que el tabaco costó al sector hosterlo 447,22 millones de euros por el absentismo laboral, la pérdida de productividad y la limpieza de las instalaciones.

Con la ley en vigor este coste se reduciría a 114,12 millones en 2020. Ahora que Sanidad quiere proponer la prohibición del tabaco en todos los espacios públicos habrá que volver a realizar los cálculos.